El Malaga quiere sustituir a la Unesco por una cadena hotelera en su camiseta

0

No hemos acabado la temporada 2012-2013 y los clubes, y más concretamente sus diferentes departamentos, ya trabajan a marchas forzadas para tener todo preparado para el comienzo de la siguiente. Esta es la situación en la que se encuentra uno de los equipos revelaciones desde hace un par de temporadas en la liga española, el Malaga CF.

Y es que según informa el diario La Opinión de Málaga, el club de la ciudad y la cadena hotelera BlueBay se encuentran inmersos en importantes negociaciones para que la hotelera sea el próximo inquilino de la camiseta blanquiazul a partir de la próxima temporada, sustituyendo al actual sponsor, la Unesco. Pero las negociaciones tienen un objetivo aún mayor puesto que el Málaga pretende que la cadena de hoteles no se limite a plasmar su logotipo en sus camisetas sino que el interés del club radica en que BlueBay, y más concretamente su dueño, Jamal Satli Iglesias, empresario libanes con raíces asturianas, se convierta en una parte importante dentro del accionariado del club blanquiazul.

Las negociaciones tienen como hilo argumental el que la compañía realice una primera inversión que rondaría los 30 millones de euros, con el objetivo de mantener el alto nivel competitivo que está presentando el equipo en las dos últimas temporadas. Y parece que las sensaciones, dentro de estas negociaciones, son bastante positivas toda vez que la cadena hotelera, con su dueño al frente, se muestra receptiva para hacerse cargo de la misma.

La idea es que Jamal Satli Iglesias logre hacerse con un porcentaje del accionariado que, aunque nunca superaría el del actual dueño, el jeque Al-Thani, sí se equipare al mismo, por lo que las intenciones son que se haga con un 49% aproximadamente del club blanquiazul, con el objetivo de tener un importante peso específico dentro de las decisiones del club andaluz.

El acuerdo parece interesar a ambas partes, toda vez que el Malaga, gracias a la millonaria aportación de BlueBay, conseguiría mantener el nivel de competividad demostrado en los últimos años, mientras que la cadena hotelera encontraría importantes beneficios empresariales en Oriente Próximo, donde la empresa tiene pensado invertir a corto plazo.