El Madrid tiene 200 millones de razones para vender a Cristiano

0
Cristiano Ronaldo David De Gea
El Madrid tiene una oferta de 200 millones más David De Gea por Cristiano Ronaldo
  • En el club ven en la crisis Ronaldo quizás el último gran servicio que el internacional portugués podría realizar al club madridista antes de su retirada.

Noviembre del año 2016. El Real Madrid, en plena vorágine mediática de un Cristiano Ronaldo triunfador (acababa de conseguir la Champions League con el Real Madrid y la Eurocopa con Portugal y se dirigía con paso firme hacia su cuarto Balón de Oro), firma la renovación hasta el año 2021 del internacional luso, una renovación que no siempre estuvo encima de la mesa de los dirigentes blancos.

Una renovación “forzada”

Sin embargo, dicha extensión del acuerdo que le unía al club, por cinco años más (lo que vincularía al portugués hasta los 36 años de edad con la entidad madridista) no siempre estuvo encima de la mesa. Es más, tan sólo unos meses antes, en Enero 2016, en plena crisis Benítez, el Madrid ya hacía cálculos para desprenderse de un jugador que, deportivamente intuían que muy probablemente había dado casi todo lo que tenía que dar y al que comercialmente el rédito que le podía aún sacar había tocado techo y a partir de ese momento todo sería descender.

Aún así, el extraordinario (al menos en cuestión de títulos) fin de temporada del año 2016, con los dos títulos citados, provocó que Florentino Pérez, con una enorme presión mediática detrás, variara notablemente los planes para el jugador portugués y renovara al jugador luso por un lustro más a cambio de unos 25 millones de euros limpios por temporada.

Más “contras” que “pros”

Sin embargo, en la planta noble del Santiago Bernabéu la operación nunca terminó de convencer. Hombre de negocios, Florentino era consciente que la misma había sido más fruto de esa presión existente en el entorno por su renovación debido a la coyuntural situación que se había vivido a final de campaña, con los títulos mencionados, que a un análisis detenido del jugador y su capacidad para generar “insumos” para el club.

En el Madrid tenían claro que, tanto deportiva como comercialmente, el jugador ya había ofrecido los mejores años al club (sólo la excepcional gestión de los minutos jugados esta temporada por parte de Zinedine Zidane ha ofrecido una versión “no esperada” del portugués y un contrapunto a ese análisis que se hacía en el Bernabéu). Con 32 años, eran conscientes que a nivel deportivo la curva en la tendencia del jugador, por propia ley futbolística, iba a ser descendente. A nivel comercial, aunque el jugador genera millones de euros para las arcas madridistas anualmente, hay un convencimiento pleno de que ello es posible gracias al poder de la marca Real Madrid, que colabora sobremanera a que esa dimensión comercial del jugador se multiplique de manera exponencial.

200 millones de razones para venderlo

Pero a Florentino, repetimos, hombre de negocios donde los haya, el fútbol le ha vuelto a dar una segunda oportunidad con Cristiano Ronaldo. O más concretamente, con su posible salida. Tras conocer los deseos del luso de abandonar el club madridista, desde Inglaterra llegaban en el día de ayer noticias de un supuesto interés del Manchester United por hacerse con los servicios del jugador, un interés que habría llevado al club británico a ofrecer 200 millones de euros más David De Gea para incorporar al luso a los Diablos Rojos. Y justo en ese momento, en el Bernabéu se reactivó la operación salida.

Florentino valora en estos momentos muy detenidamente el asunto. Y no es para menos. Tiene en sus manos obtener un último favor del jugador luso al club que tanto le ha dado (y al que tanto ha dado) con una venta inesperada. Obtener 200 millones de euros más David De Gea por un jugador de 32 años en su recta final de su carrera deportiva que por sus propias características (jugador explosivo que basa gran parte de su rendimiento en su capacidad física) irá en descenso es un escenario que ni en el mejor de los sueños habría logrado imaginar el presidente madridista que podría llegar a obtener por el jugador.

A nivel deportivo parece que hay muy pocas dudas al respecto. La excepcional campaña blanca desplegada por el Real Madrid, con una plantilla en la que todo funciona casi a la perfección, con jóvenes que garantizan un futuro envidiable y donde ningún jugador parece destacar (o echarse en falta su ausencia) sobremanera del resto, hace que todo apunte a que su venta sería una jugada redonda. Además, con esos 200 millones el Madrid podría hacerse con algunos de los jugadores jóvenes con más futuro del mundo del fútbol como Mbappe y tener dinero suficiente aún para apuntalar con otros fichajes los últimos retoques de una plantilla inconmensurable.

Pero, ¿y desde el punto de vista comercial? En el Madrid de Florentino el apartado comercial, o lo que es lo mismo, qué es lo que ese jugador, además de deportivamente, puede aportar al Real Madrid, siempre ha sido una cuestión primordial. Y sinceramente piensan que, al igual que ocurre en el plano deportivo, comercialmente el club tiene cubiertas todas las vías de agua que la marcha de Cristiano podría generar en la entidad.

Cubiertas las espaldas

O dicho de otro modo: a pesar de que son conscientes de que Cristiano genera más de 10 millones de euros al año al Real Madrid en concepto de derechos de imagen, también están convencidos que, debido a su edad y a la etapa en la que está a punto de entrar de su carrera, su incidencia mediática irá en descenso y, más pronto que tarde, comercialmente hablando, la nueva oleada de jugadores jóvenes del club como IscoAsensio, el propio Mbappe si llegara o otros ya consolidados como Benzema Gareth Bale (en el club blanco creen que es el momento de que definitivamente dé el paso hacia adelante y no sólo en lo deportivo sino también en lo comercial) será capaz de generar, si bien no individualmente sí en su conjunto, la tasa de retorno que por sí solo podría ofrecer un Cristiano Ronaldo en su recta final de carrera.

En definitiva, el Real Madrid cree que la marca Real Madrid tiene una capacidad de acción, repercusión, notoriedad y mediaticidad infinitamente superior a la que pueda tener en sí mismo un jugador por sí sólo, por muy Cristiano Ronaldo que se llame. Y 200 millones de euros más David de Gea podrían ser el servicio final que el portugués podría realizar a un club que lo ha elevado a los altares tanto a nivel deportivo como a nivel comercial. Otro tema para analizar es que, también comercialmente hablando, al portugués le beneficia y mucho su salida del Real Madrid.