El logo que no ha gustado a Nike en la NFL

0
  • En Nike creen que la rueda de prensa del propietario de los Ravens con motivo del escándalo de Ray Rice con el logotipo de Under Amour detrás es una estrategia perfectamente estudiada por la firma de Baltimore
  • Se estima que la marca habrá obtenido una exposición mediática y un valor añadido gracias a esta acción que podría rondar el millón de dólares

No han sido unas semanas precisamente buenas para la NFL en su conjunto con los últimos escándalos de violencia doméstica que se han cernido en dos de sus estrellas, Ray Rice, de los Ravens y Adrian Peterson, de los Vikings. No parece, como decimos, que su alto comisionado, Roger Goodell, haya pasado por unos días tranquilos durante las últimas semanas, con críticas procedentes de diferentes sectores por su supuesta incapacidad para poder gestionar la crisis.

Pero los momentos de crisis que ha pasado la liga de uno de los deportes que cuenta con mayor número de seguidores en los Estados Unidos no se han limitado ni circunscrito al ámbito de la propia NLF. En el sector del marketing deportivo, estos escándalos han tenido una damnificada clara en todo momento: la multinacional norteamericana Nike, que para tratar de evitar daños mayores a la imagen de su marca ha rescindido de manera inmediata los contratos que le unían a dichos jugadores como embajadores de la misma. Y puede que, precisamente por ese esfuerzo que se ha visto obligada a hacer con estos embajadores, haya considerado realmente una provocación casi la última estrategia puesta en marcha por Under Armour, la amenazante firma dirigida por Kevin Plank, aprovechando estas circunstancias que se han dado en la NFL.

Un logo que no ha gustado a Nike

La primera franquicia afectada por uno de esos escándalos, los Baltimore Ravens, fue la primera que tuvo que salir al escenario mediático para tratar de dar explicaciones acerca de lo ocurrido con uno de sus jugadores y la postura que iban a adoptar en todo este escándalo. Para ello, su propietario Steve Bisciotti compareció ante los medios hace tan sólo unos días para dar la versión oficial de los acontecimientos desde le punto de vista de la franquicia.

Más sin embargo, lo verdaderamente llamativo desde el punto de vista del marketing deportivo no ha sido más que el enorme logotipo de Under Armour que acompañaba el panel que había expuesto detrás del propietario de los Ravens, compartiendo únicamente el mismo con el logotipo de los Ravens, de tal manera que las imágenes de la conferencia de prensa de Bisciotti ha dado la vuelta a los Estados Unidos a través de los medios de comunicación que se hacían eco de dicha comparecencia mostrando imágenes del propietario de los Ravens y, evidentemente, del logotipo de Under Amour detrás, algo que no ha gustado precisamente nada a Nike, patrocinadora oficial de la NFL, y que ha considerado la estrategia de Under Armour como un verdadero golpe bajo que ha tratado de aprovechar la situación de crispación vivida en la NFL en torno a dichos escándalos para sacar el máximo rendimiento para su marca.

Under Armour se justifica

Desde Under Amour tratan, por todos los medios, de desprenderse de esa imagen que pretende transmitir Nike de ella en todo este asunto. Y lo hace para ello justificándose por su actuación. La marca con sede precisamente en Baltimore alude a la aparición del logotipo de una manera tan ostentosa en la rueda de prensa al apoyo incondicional que la compañía pretende transmitir a la franquicia.

Y para fundamentar su argumento, saca a colación dos importantes hechos a tener en cuenta: el primero, que el propietario de los Ravens, Steve Bisciotti, y el dueño de Under Armour, Kevin Plank, tienen una profunda y consolidada amistad desde hace años, por lo que el segundo no ha dudado ni un momento en mostrar todo su apoyo a la franquicia en estos momentos tan delicados. El segundo, e intimamente relacionado con el primero, gracias a esa amistad, los Ravens y Under Amour firmaron hace algún tiempo un acuerdo por el cual la marca patrocinaría los campos de entrenamientos de los Ravens, lo que le habilitaría entre otras cuestiones a estar presentes por ejemplo, en esas ruedas de prensa oficiales.

Una exposición mediática de millones de dólares

Sin embargo, en Nike, no ven una justificación tan solidaria fundamentada en la amistad el argumento esgrimido por la marca. Más bien al contrario. Consideran que todo es fruto de una estudiada estrategia de Under Amour que ha tratado de explotar comercialmente el escándalo de Ray Rice. Y, aunque desde la compañía de Baltimore se empeñan en demostrar que no es así, los fríos números dicen todo lo contrario.

En este sentido, ese inocente apoyo de Under Amour hacia los Ravens ha supuesto para la compañía, gracias a la estratégica posición del su logotipo durante la conferencia de prensa, un impacto mediático valorado en algo más de 1 millón de dólares, según un estudio llevado a cabo apenas 24 horas después de la misma por la consultora Front Row Marketing Services, que estima que la exposición en medios de su marca con motivo de dicha rueda de prensa como noticia fue capaz de darle un valor añadido a la misma equivalente a la cifra anteriormente mencionada. Todo un auténtico éxito para una acción supuestamente no estudiada.

Y mientras en Nike la indignación crece por momentos al ver cómo Under Amour saca provecho de esta situación mientras que Nike se ve obligada a renunciar a dos importantes embajadores como consecuencia de este mismo escándalo.