El LOCOG abre investigación sobre la venta fraudulenta de entradas

0
check out the best free wordpress themes

Las autoridades administrativas y policiales británicas así como el LOCOG tenían puestos todos sus esfuerzos en evitar la falsificación de entradas para los Juegos de Londres 2012. Para ello, diseñaron un sofisticado sistema de impresión de entradas que dio lugar a unos tickets donde todo estaba atado y más que atado. La falsificación era, “literalmente imposible”, según fuentes del LOCOG:

A su vez, establecieron un complejo sistema de vigilancia de reventas de entradas para los acontecimientos deportivos, de tal modo que, podría decirse, la venta de entradas estaba más a salvo de la piratería. Lo que no podían esperar ni esas autoridades ni el LOCOG es el vuelco que han dado los acontecimientos. Y es que, ante las evidencias que cada día van apareciendo, el LOCOG ha decidido poner en marcha una investigación en toda regla para aclarar los rumores, contrastados con algo más que indicios, que implican a agentes autorizados, incluído un Comité Olímpico Nacional por completo, en la participación de una complicada y entramada red de venta de entradas para su posterior puesta a la venta dentro del mercado negro.

Así, el COI convocó de urgencia el sábado a una reunión a todos sus integrantes para estudiar y analizar con detenimiento el caso presentado por el diario británico Sunday Times. Este diario recogía las conclusiones a las que se habían llegado tras una minuciosa labor de investigación en la que se ponía a las claras que altos mandatarios estaban ofreciendo tickets, entradas, para los Juegos de Londres, entre ellos, de eventos muy populares, como la final de los 100 metros lisos masculinos y a precios desorbitados. Así, fuentes de la investigación llevada a cabo por el diario ponían de manifiesto como altas figuras de agentes autorizados por el COI estaban sacando a la venta las entradas en el mercado negro. Pero es más, demostraban que el presidente del Comité Olímpico Griego, Spyro Capralos, movió sus hilos y contactos con Sebastian Coe, presidente del LOCOG, para obtener más entradas preferenciales con el objetivo de venderlas en Grecia, bajo el pretexto de que la demanda en su país se había disparado. Periodistas del diario, haciéndose pasar por interesados, obtuvieron la confesión de Capralos de que, en realidad, la demanda en Grecia había sido ínfima y que muchas entradas fueron vendidas a personas de fuera del país heleno con el único objetivo de obtener beneficios.

Para tratar de esconder y disimular el escándalo, fuentes del LOCOG mantienen a nivel oficial la versión de que las acusaciones al respecto son falsas y que Capralos jamás solicitó más entradas de las que se le asignaron inicialmente a cada Comité Olímpico.

Hay que tener en cuenta que el asunto es más que serio dado que el COI realiza un meticuloso proceso de asignación de entradas a cada uno de los 205 Comités Olímpicos que integran el organismo, y en el que ‘obligan’ a cada Comité Nacional a la creación interna de una comisión encargada de llevar a cabo todo el proceso de venta de entradas asignadas a cada Comité dentro del país. Obviamente, el COI veta la venta de entradas fuera de las correspondientes fronteras nacionales del Comité correspondiente con el objetivo de evitar inflar precios, ceder entradas a revendedores no autorizados o garantizar una equidad y paridad máxima en el reparto y venta de entradas entre los distintos Comités.

Sea como fuere, el COI se muestra seriamente preocupado ante las más que evidentes pruebas aportadas por el Sunday Times y pretende llegar hasta el final del asunto, caiga quien caiga.