El linebacker de los Broncos, Von Miller, se tatúa el logo de adidas en su brazo

0

A pesar de haber sucedido hace apenas algo más de un par de semanas, la noticia no por ello deja de ser lo suficientemente interesante como para tenerla presente en MD. Y es que el linebacker de los Denver Broncos, Von Miller, ha llevado su relación con la marca que le paga, la firma alemana adidas, un paso más allá.

Von Miller es uno de los linebacker con más futuro dentro de la NFL. Elegido número 2 en el draft del año 2011, Von Miller siempre llamó la atención de todos, tanto deportivamente hablando como en lo que se refiere a las cuestiones extradeportivas. Sus excelentes dotes para este deporte le convirtieron ya en la Universidad en una de las joyas ansiadas por las principales firmas comerciales.

Y en la guerra que suelen tener adidas-Nike por llevarse a los jugadores que más despunten en cualquier deporte, en esta ocasión fue la firma alemana la que se hizo con los servicios del jugador incluso antes de que fuera elegido por cualquier equipo en el draft de ese año. Daba comienzo por lo tanto una relación orientada hacia el éxito y que tan sólo quedó eclipsada por la irrupción de Robert Griffin III con la marca alemana y sus continuos guiños hacia la misma dentro de territorio Nike.

Pero es evidente que la disputa por ser lo más ‘comercial’ posible es algo que es llevado incluso a los propios jugadores, que se afanan en ser lo más rentable para la firma que los patrocina conocedores del enorme potencial económico que ello les puede repercutir. Así, el propio Miller se ha postulado en más de una ocasión como el candidato perfecto para ser el nuevo Derrick Rose de la NFL, un jugador en el que adidas apoye gran parte de su potencial y lo convierta en buque insignia de la marca dentro de la liga. Y para ello, parece ser estar dispuesto a todo.

Así, el jugador no ha tenido mejor ‘ocurrencia’ que tatuarse el logotipo de la marca alemana en uno de sus brazos y comunicarlo a los cuatro vientos a través de su cuenta oficial en Twitter. Este gesto, que muchos han considerado como una muestra de fidelidad a la marca que les paga, muchos otros lo han visto como una enrevesada estrategia de la marca con el jugador para asestar un golpe continuo a Nike, recordermos sponsor oficial de la NFL. Muy pocos son los que piensan que el jugador no haya recibido nada a cambio por dejarse tatuar el logotipo de la marca en uno de sus brazos, pero muchos menos son aún los que opinan que nada tiene que ver con el hecho de que, con este gesto, la firma alemana se introducirá en cada encuentro de los Broncos en territorio Nike. Y poco o nada podrá hacer la firma de Oregon para impedirlo.

Por eso, ya hay quienes apuestan que en la NFL no se creerán la versión del jugador e impondrán una dura sanción al mismo al considerarlo un modo de publicidad implícito no permitido por la liga. De eso sabe, y mucho, Robert Griffin III, su gran rival para convertirse en el icono adidas dentro de la NFL. ¿Qué pensáis vosotros?