El fichaje de Gareth Bale por el Real Madrid, un serio problema para sus sponsors

0

Quizás el futbolista que en los últimos meses, por los incesantes rumores que lo situaban en la órbita de los grandes clubes de fútbol europeos de los que, finalmente, todo apunta a que será el Real Madrid el que se lleve el gato al agua, haya crecido más mediáticamente hablando dentro de la Premier League no haya sido otro que el jugador galés del Tottenham Hotspur, Gareth Bale.

Lo hemos venido comentando en MD durante los últimos tiempos: Gareth Bale era el jugador de la Premier que en los últimos meses se había convertido en icono y referencia dentro de la liga, por lo que su valor mediático se iba incrementando casi al mismo ritmo que su valor futbolístico y monetario. Este hecho era algo que para nada desconocían las firmas comerciales, ávidas de encontrar a ese faro en el mundo del deporte al que asociar su imagen. Y si este guía era además futbolista, mejor que mejor dada la enorme repercusión que este deporte era capaz de generar a nivel mediático y de manera casi inmediata.

Ya os hemos venido dando debida cuenta de los suculentos contratos que el galés, ya durante la temporada pasada, iba firmando con otras tantas marcas comerciales que le suponían el ingreso de importantes sumas de dinero en sus cuentas bancarias. Sin embargo, este mismo hecho se puede estar volviendo ahora en contra del jugador del Tottenham en el interés del Real Madrid por hacerse con sus servicios, donde el crack galés parece verse atado de cierto modo a esos suculentos contratos firmados en su día con importantes sponsors y patrocinadores pero que tienen su target comercial restringido a suelo británico principalmente, por lo que una marcha del jugador al Real Madrid trastocaría, y mucho, los planes y estrategias comerciales que tenían elaborados con el mismo para la promoción de sus productos dentro del Reino Unido y, por lo tanto, harían poco menos que inviable el mantenimiento de la relación con el jugador.

Así, hace tan sólo unos meses nos hacíamos eco de la noticia de cómo Gareth Bale se convertía en el buque insignia de la cadena de televisión BT en un acuerdo valorado en varios millones de euros por los tres años que el jugador se comprometería con el canal en una estrategia minuciosamente diseñada por la compañía para promocionar su paquete de partidos de la Premier que se acababa de adjudicar. Recordemos que, en el panorama del fútbol televisado en Inglaterra, la situación dio un vuelco con la adjudicación de estos derechos a las cadenas Sky y BT, que ofrecerán a partir de esta misma temporada hasta 148 partidos en directo, de los que el gran grueso podrán seguirse por Sky pero que BT se aseguró al menos 32 de cada jornada, jornadas en las que eligirá al menos que partido retransmitir en 18 de las 38 jornadas ligueras. Dicho acuerdo supuso la salida de ESPN del fútbol televisado británico. Pero si importante fue este acuerdo, más lo fue la estrategia de BT de firmar a Gareth Bale hasta el punto de que cogió con el paso cambiado a la otra propietaria de los derechos, Sky, que vista la magnitud del fichaje, no tuvo más remedio que recurrir a base de talonario al ya ex futbolista David Beckham para conseguir hacer algo de sombra a la resonancia mediática que BT había conseguido con el fichaje del galés.

Ahora, a día de hoy, los cada vez más insistentes rumores que vaticinan finalmente la llegada del jugador al Real Madrid ponen en entredicho toda la estrategia marcada por BT para el Reino Unido con el jugador, una estrategia que carecería de sentido si el galés abandona finalmente el fútbol de las islas, puesto que perdería fuerza el mensaje de promoción de dicho fútbol de la cadena con el futbolista militando en el fútbol español. Este asunto tiene en vilo a los abogados del jugador que se temen una más que contundente respuesta de BT si ésta estima que se rompen las condiciones pactadas inicialmente en el contrato firmado por ambas partes hace apenas unos meses y que, como decimos, vincula a las mismas para los próximos tres años.

En muy parecida situación se encuentra otra importante firma comercial que hace poco apostó decididamente por el jugador galés. Hablamos de EA Sports, que ha convertido al aún jugador del Tottenham en cabeza visible de su conocido FIFA para la edición de este año, el FIFA14, y donde el jugador aparece en la portada junto a Leo Messi para suelo británico. El fichaje del jugador por el Real Madrid supondría la pérdida de fuerza de la estrategia comercial de la marca, que estima que el daño que puede hacer dicho fichaje a sus expectativas comerciales del nuevo videojuego pueden ser cuantiosos.

En el extremo opuesto se encuentra la marca alemana adidas, patrocinadora personal de Gareth Bale y que vería como una de las estrellas más incipientes dentro del fútbol de los últimos tiempos recalaría en un equipo ‘marca adidas’, como es el Real Madrid, arrebatando así al jugador a la norteamericana Under Armour, lo que supondría una jugada redonda. De hecho, adidas, valorando el potencial comercial del jugador y su más que probable fichaje por el Real Madrid, lo ha convertido en imagen de su nuevo Snapshot, la nueva app de la marca alemana de la que hablábamos aquí en MD hace tan sólo unos días.

En definitiva, todo apunta a que Bale era un más que interesante jugador para las marcas comerciales pero que tenían diseñadas con el mismo estrategias de ámbito, llamémoslo así si deseamos, doméstico o local, sin traspasar el territorio británico. Ahora, su más que probable fichaje por el cuadro blanco podría trastocar y mucho sus planes e incluso sus contratos con el jugador, hasta el punto de que en más de un caso puede llegar a acabar en vias judiciales para resolver la situación. Estaremos atentos al caso porque es un tema que ni los patrocinadores actuales del galés ni el propio jugador estiman como menor.