El Barça rechazó a una casa de apuestas como sponsor

0

¿Una cuestión de valores, una cuestión de imagen o una mera cuestión pecuniaria? El debate se ha abierto al conocerse el último movimiento dentro del patrocinio deportivo en el FC Barcelona que hace tan sólo unos días adelantaba el diario Mundo Deportivo. El FC Barcelona habría rechazado, supuestamente y siempre según este diario, una oferta multimillonaria de una casa de apuestas que habría ‘apostado‘, y nunca mejor dicho, muy fuertemente por convertirse en patrocinador oficial del club.

En un mundo tan sumamente profesionalizado como es el del deporte de alto nivel, y más concretamente el del mundo del fútbol, donde todo, absolutamente todo, está sumamente mercantilizado y donde la crisis económica ha hecho mucho daño en la mayoría de clubes a nivel mundial, grandes y pequeños, una noticia como la que adelantaba hace tan sólo unos días el diario Mundo Deportivo lleva cuando menos a plantearse varias cuestiones.

La noticia en sí informaba de cómo el FC Barcelona habría rechazado una millonaria oferta de una importante y conocida casa de apuestas que ponía encima de la mesa una cifra con muchos ceros para conseguir convertirse en sponsor oficial del cuadro catalán y obtener, como contraprestación, que el equipo azulgrana luciera en la manga izquierda de su camiseta el logotipo de dicha compañía.

La camiseta del FC Barcelona tiene como principal inquilino a Qatar Airways, una compañía que llegó al cuadro azulgrana con el inicio de la presente temporada gracias a una cláusula que Qatar Sports Investments, principal patrocinador del FC Barcelona, introdujo en el acuerdo que le une al club en los seis años de contrato firmado gracias a la cual, QSI se reservaba el derecho de cambiar la marca publicitaria a leerse en la camiseta azulgrana a partir del tercer año de relación entre ambas entidades, un contrato como decimos de seis años por el que el cuadro catalán se habrá embolsado a la conclusión del mismo 170 millones de euros. La cláusula incluía una opción de veto del cuadro azulgrana al cambio en cuestión, cosa que el club presidido por Sandro Rosell no llegó a ejercer en su momento por lo que, desde esta temporada, el principal inquilino de la camiseta azulgrana es Qatar Airways en detrimento de Qatar Foundation, en lo que muchos consideran un estudiado movimiento de la directiva azulgrana hacia la comercialización de la camiseta, con el objetivo de no causar demasiado revuelo con la llegada de una firma comercial a la misma. Recordemos que hace tan sólo unos años se puso por primera vez publicidad en la camiseta con UNICEF en un convenio que firmó el cuadro azulgrana con el organismo y por el que no recibía contraprestación alguna por dicha publicidad para posteriormente dar paso a Qatar Foundation, otra organización sin ánimo de lucro. Sin embargo, la sola existencia de dicha cláusula ya motivó que muchos consideraran la misma una estrategia del club para, paulatinamente, mercantilizar la hasta entonces pulcra camiseta azulgrana.

Así, como decimos, el protagonismo recae en Qatar Airways desde esta temporada. El resto de la camiseta consta de publicidad de la LFP o de la Champions League en la manga derecha según estemos en una u otra competición mientras que la manga izquierda queda absolutamente libre de publicidad.

Esta pulcritud en dicha manga izquierda fue la que supuestamente esta compañía de apuestas quería romper con la incursión de su logotipo a cambio de una buena cantidad de millones, hecho éste que el club azulgrana rechazó, motivando su negativa en una violación de sus valores barcelonistas.

La acción en sí ha provocado que haya una variada opinión al respecto, entre los que consideran que se ha ejercido respondiendo a la idiosincrasia y a los valores del club, como argumentan desde el mismo, hasta los que opinan que el motivo real radicaría en una no tan lucrativa oferta por parte de la casa de apuestas. Hay incluso quien valora su negativa como realmente una protección de la imagen del cuadro azulgrana aún cuando sus deseos bien pudieran ser otros.

Para los defensores, no obstante, de la posición oficial del club, decir que ya en el año 2004, bajo la presidencia de Joan Laporta, el club blaugrana rechazó una oferta de bwin para convertirse en patrocinador de la camiseta del FC Barcelona, siendo rechazada por el mismo motivo aún cuando pudiera verse el logotipo de la casa de apuesta como un importante sponsor en la web oficial del club. Por aquel entonces muchos consideraron que dicha negativa obedecía realmente al problema de imagen que repercutiría en el presidente directamente al convertirse en el primero en autorizar que la publicidad ‘manchara‘ la camiseta azulgrana (recordemos que Unicef no llega hasta el año 2006).

En definitiva, las opiniones respecto a esta noticia no se han hecho esperar y las ondulaciones al respecto van de un extremo a otro. Lo cierto es que, por una razón u otra, el cuadro catalán ha rechazado compartir el protagonismo de Qatar Aiways con otra marca en su camiseta, argumento éste que también ha sido esgrimido como motivo real de la negativa: una supuesta condición que concedería exclusividad absoluta a la compañía árabe sobre la elástica azulgrana.

El debate está abierto y cabe preguntarse si realmente todavía existen otros valores a considerar que el dinero no puede comprar o si, por el contrario, existen otros motivos menos visibles que motivan una decisión como esta.