El Facebook de Kobe Bryant, o como mejorar la marca Kobe

0

Un buen ejemplo de como las redes sociales pueden ayudar a mejorar y desarrollar aún más la marca personal de un deportista es el caso de Kobe Bryant.

La historia de Kobe Bryant puede explicarnos como el desarrollo de una buena estrategia a través de las redes sociales puede ayudar, y mucho, a consolidar la imagen de la marca personal de un deportista o institución, consiguiendo resultados asombrosos que repercutirán, o han de repercutir, necesariamente de forma beneficiosa en el interesado.

Kobe Bryant era una de las tantas rutilantes estrellas de la NBA que contaba con perfil en Facebook, si bien hay que decir que la preocupación que el mismo despachaba sobre dicha red social y el cuidado de su marca, de su imagen, a través de la misma, era más bien escasa. Así, la participación de Kobe (o del equipo que gestionara su perfil) se limitaba a subir, enlaces y fotografías, de este acontecimiento o de aquel otro evento. En definitiva, sucesos y actuaciones impersonales que poco o nada transmitían a sus seguidores. De hecho, antes de los Juegos Olímpicos, el perfil de Kobe en Facebook apenas superaba los 300.000 fans.

Este hecho preocupaba y de qué manera a los representantes del jugador, conscientes de que muy probablemente estemos ante la posibilidad de firmar un par de buenos contratos aún, tanto comerciales como en la NBA, por lo que era necesaria mejorar y rápidamente la marca Kobe. En el supuesto de conseguirlo, esto consolidaría dicha marca hasta límites insospechados, lo que permitiría a Kobe negociar con las firmas y equipos interesados unos sustanciosos últimos contratos en el cierre de su carrera.

Así pues, el equipo encargado de vitalizar el perfil de Kobe se puso manos a la obra para elaborar una estudiada estrategia que, a la vista de los resultados, era más que acertada. Decidieron que la actitud de Kobe con respecto a las redes sociales cambiara. Y se pasara de insulsas entradas, enlaces o fotografías en el perfil, a una visión mucho más humana del jugador. Y qué mejor que coincidir con un evento como los Juegos Olímpicos para comprobar si ello repercutiría notablemente en la imagen y marca del jugador. Así, un par de semanas antes de comenzar los Juegos, la relación Kobe-Facebook cambió: el jugador comenzó a subir fotografías mucho más personales: del desfile en los Juegos, de la comida de ese día, de los entrenamientos, de sus días libres con sus compañeros, del vestuario….todo mucho más cercano, una imagen mucho más personal e íntima que permitían ver al jugador como nunca antes lo habían visto y, sobre todo, acercar a los aficionados al Kobe persona: al que se ríe, al que disfruta, al que se lamenta o al que sufre.. Una “humanización” de la marca Kobe que ha propiciado unos resultados excelentes. Así, de esos apenas 300.000 fans antes de los Juegos nos hemos anclado en más de 14 millones de fans con los que cuenta el jugador de los Lakers, un aval más que importante que a buen seguro le permitirá renegociar sus contratos en una última tirada antes de su adios de la primera plana deportiva y comercial.

Un ejemplo más de cómo una cuidada estrategia en las redes sociales puede repercutir beneficiosamente en la imagen de la marca de uno mismo. Por si queréis visitarlo, el perfil de Kobe en Faceboo es éste http://www.facebook.com/Kobe y observar el cambio sustancial en sus aportaciones en los primeros meses del año y a raíz de esta nueva estrategia.