El Everton da marcha atrás con su nuevo escudo

0

Junio de 2013. Los seguidores del Everton ven con asombro como la fiebre que está invadiendo el mundo del fútbol europeo en particular y mundial en general en cuanto a remodelación de los escudos de clubes tan tradicionales como bien pudieran ser la Roma o el Manchester United, donde los motivos reales de tal decisión quedan, en ocasiones, alejados de la explicación que se les da a los aficionado, llega a su club.

Los aficionados al Everton vieron como su club, como decimos, se había subido al carro de esta nueva moda generada por los departamentos de marketing de los clubes que muchas veces arrasan con importantes tradiciones. Así, en el caso del Everton, los fans vieron como en el intento de los nuevos dueños del club por convertir la identidad del mismo en una versión 2.0 eliminaron incluso emblemas tan tradicionales y arraigados entre la afición como el “Nil Satis, Nisi Optimun“, “Sólo lo mejor es suficiente”, tradicional emblema del club, además de eliminar otros iconos como las coronas de laurel. Y todo con un único objetivo: presentar un diseño mucho más moderno, limpio y dinámico, pero sobre todo, un escudo mucho más actual que ayudara a una mejor comercialización de sus productos oficiales.

Sin embargo, lejos de lo que podía esperar el club, los seguidores pusieron en marcha una serie de iniciativas tendentes a la rectificación por parte del club que, unido al temor de los dirigentes de que el nuevo diseño provocara el efecto inverso al buscado, la disminución de los ingresos procedentes del merchandising como consecuencia de la mala aceptación del nuevo escudo, ha motivado que los máximos responsables de la institución británica den marcha atrás en sus aspiraciones y decidan meter a los aficionados en la decisión final del escudo a elegir.

Así, y para evitar discrepancias, el club ha presentado una serie de diseños para el nuevo logotipo donde los aficionados y fans del conjunto británico tendrán la posibilidad de elegir el finalmente seleccionado como nuevo escudo. Las tres opciones son las siguientes:

En definitiva, un serio aviso para los defensores de esta creciente moda en el fútbol europeo de rediseñar los tradicionales
escudos de los clubes, tan arraigados en el sentimiento del aficionado,
con el único fin de conseguir un mayor impacto a nivel de imagen dentro
del mercado. El caso del Everton, donde los
aficionados están anteponiendo el sentimentalismo y la tradicción a la
cuestión meramente económica,  quizás haga recapacitar, después de esto, a las marcas comeciales,
dueños y clubes y se percaten de que no todo vale para hacer dinero en
los clubes.