El estadio olímpico de Tokyo 2020 reducirá su tamaño

0

La arquitecta angloiraquí Zaha Hadid ha visto como su faraónico proyecto para la construcción del estadio olímpico de Tokyo ha sufrido un serio revés después de conocerse que los responsables del futuro estadio reducirán el tamaño del mismo debido, en gran parte, a polémica suscitada acerca de las gigantescas dimensiones del recinto.

El Consejo de Deportes de Japón, entidad encargada de velar por la construcción del nuevo Estadio Olímpico de Tokyo 2020, ha reconocido hace tan sólo unos días que las dimensiones del faraónico proyecto podrían verse seriamente afectadas hasta quedarlo en un recinto de ‘sólo’ 220.000 metros cuadrados, o lo que es lo mismo, 70.000 metros cuadrados menos de los inicialmente planteados.

El anuncio llega justo después de la enorme polémica suscitada en el país nipón ante la envergadura del proyecto que se iba a a cometer, consistente en la demolición del actual Estadio nacional, construído para los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964, para construir un nuevo recinto de 290.000 metros cuadrados con capacidad para 80.000 espectadores.

Sin embargo, el proyecto de Zaha Hadid contó desde el principio con las críticas de varios arquitectos, científicos e intelectuales japoneses que proponían la reducción de la capacidad y planta del estadio que se convertirá en el punto de atención de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Este grupo alerta del enorme impacto negativo que el proyecto puede tener en el entorno urbanístico de la ciudad, teniendo en cuenta, sobre todo, que su planta multiplica por dos y hasta por tres los estadios construídos para otros Juegos Olímpicos, como los de Atenas o Londres, lo que motivaría serios problemas acerca del coste de seguridad, gestión y mantenimiento que tendría posteriormente el mismo. Con lo que no ha transigido ese Consejo de Deportes de Japón es con la pretensión de este colectivo crítico de que igualmente se reduzca su capacidad hasta situarlo en una cifra cercana a las 50.000 personas, más próxima a las capacidades del London Olympic Stadium (60.000 espectadores)  y algo inferior al Spyros Louis de Atenas (75.000 espectadores).

El coste del proyecto de Zaha Hadid se elevará hasta los 1.300 millones de euros aunque el propio gobierno japonés ha reconocido que probablemente el mismo se incremente hasta una cifra que acaba siendo el triple de la inicial.

Las instalaciones para los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 comenzarán a construirse dentro de algo más de dos años, 2016, y se espera que el estadio principal esté finalizado en marzo de 2019, justo a tiempo para la Copa del Mundo de Rugby que también albergará Japón en octubre de ese mismo año.