El escándalo de la venta ilegal de entradas amenaza los Juegos: el HOC responde a las acusaciones

0

Era más que evidente que la respuesta griega no se haría esperar. Si ayer os traía la noticia que el propio COI había fijado una reunión de urgencia de todos sus miembros para aclarar las acusaciones vertidas por el diario Sunday Times respecto a la venta ilegal de entradas para los Juegos de Londres 2012 en el mercado negro y que ponían al presidente del Comité Olímpico Griego, el HOC, Spyro Capralos, en el ojo de la polémica (Ver Artículo en MD), era más que evidente que dicho Comité Griego tenía que defenderse de las acusaciones vertidas por el diario, y en cierto modo, por el propio COI.

Para ponernos en antecedentes la situación era la siguiente: dos reporteros de dicho diario se hacen pasar por vendedores ilegales de entradas y contactan con Capralos, que se jacta de haber obtenido un número
adicional de entradas de parte de los organizadores, muchas de las
cuales se habían vendido fuera del circuito legal para beneficio
personal. El Comité Olímpico Heleno aseguró, en su defensa, que las imágenes eran falsas y tendentes al engaño, argumentando que la grabación fue realizada con cámara oculta y con posterioridad, manipulada para dar a entender algo que realmente no ocurrió en la realidad, sacando frases fuera de contexto para aparentar la ilegalidad que pretendían denunciar.

Así las cosas, dicho Comité ha denunciado a los dos periodistas por violar los principios de la ética periodística, al hacerse pasar por representantes de una empresa de venta de entradas para lo cual incluso crearon una página web de la compañía.

Sin embargo, tales argumentos parecen no haber calado mucho en el seno del propio COI, que ha abierto una investigación para aclarar los extremos de la denuncia. Es más, según Denis Oswald, miembro de la Junta Ejecutiva del COI y
presidente del Comité Coordinador de Londres 2012, cualquiera que sea
hallado culpable de vender entradas en el mercado negro será apartado del
movimiento olímpico y de cualquier papel futuro en el deporte.

Sea como fuere, el asunto está adquiriendo unos tintes bastante oscuros que ensuciar con la mancha del escándalo antes incluso de comenzar los Juegos Olímpicos de Londres 2012.