El escándalo de la venta de entradas de Londres 2012 tiene su primer damnificado: los Juegos de Invierno de Sochi 2014

0

Muy probablemente seáis ya muy pocos los que no estéis al día acerca del escándalo que hay en el Comité Olímpico Internacional, el COI, con respecto a la venta de entradas de Londres 2012 en el mercado negro, un escándalo que afecta y muy directamente a algunos altos directivos del movimiento olímpico y a algunos Comités Nacionales (Ver Artículo en MD).

Y el escándalo, lejos de aclararse, cada vez se va enturbiando más y cogiendo tintes cada vez más dramáticos para el propio COI. Hasta tal punto es así, que fuentes del Comité Olímpico Internacional han confirmado que han ‘sugerido’ al Comité Organizador del siguiente evento olímpico, los Juegos Olímpicos de Invierno de la ciudad rusa de Sochi en 2014, que paralicen hasta nueva orden todo el proceso de configuración, diseño y producción de entradas para tal evento en tanto en cuanto las investigaciones puestas en marcha para esclarecer el problema ahora presente no se lleve a buen término.

Así, desde el COI afirman que esta ‘recomendación’ no supone una acusación indirecta al Comité Organizador de Sochi 2014 o bien reconocer que el Comité Olímpico Ruso estuviera metido en el escándalo de los tickets de Londres 2012, sino que más bien es arrojar un poco de sensatez en todo este asunto y no planear nuevos procedimientos en tanto en cuanto no se resuelva el problema existente.

Mientras, sin embargo, en el Comité Organizador de Sochi 2014 han acogido con cierto recelo estas recomendaciones del COI, pues consideran que, aunque libres de toda culpa (en principio) del escándalo que salpica a muchas autoridades en la venta de entradas de Londres 2012 en el mercado negro, no pueden ocultar su temor a que dicha recomendación planteada por el COI afecte, y mucho, a la imagen de los Juegos de Sochi 2014. Así, aunque de puertas hacia fuera se sitúan en la misma dirección que las recomendaciones planteadas por el COI, de puertas hacia dentro la posición general y mayoritaria entre sus miembros es de malestar por considerar que, con este gesto, el COI no hace otra cosa que involucrar sin razón aparente a Sochi en el escándalo de ventas de entradas.

Mientras tanto, se siguen llevando a cabo las investigaciones, interrogatorios e indagaciones pertinentes para tratar de esclarecer un asunto que, a pocas semanas del inicio de los Juegos, amenaza con manchar la bandera olímpica de Londres 2012.