El escándalo de apuestas ilegales en el balonmano francés divide a los sponsors de Karabatic

0

El escándalo de apuestas ilegales en el que se encuentra inmerso el balonmano francés está trayendo graves consecuencias, no sólo legales y deportivas, al internacional francés Nicola Karabatic, jugador del Montpellier, club que es centro de todas las investigaciones, si no que el escándalo está trayendo graves consecuencias a niveles comerciales al jugador.

El asunto se destapaba hace pocos días. El balonmano francés se levantaba bajo la noticia de un presunto escándalo de apuestas ilegales en el que uno de los clubes más prestigiosos de Francia y del balonmano europeo, el Montpellier, se encuentra inmerso de lleno a través de varios de sus jugadores. Así, tras revelarse la investigación de la que estaban siendo objeto varios jugadores del club, en el día de ayer el presidente del Montpellier comunicó que él también había sido interrogado por la policía en relación con este asunto. Las sospechas se centran en la ‘extraña’ derrota que el Montpellier sufrió el pasado 12 de mayo en el campeonato liguero nacional ante el Cesson por 31-28.

Las investigaciones se iniciaron tras la denuncia que la empresa pública encargada de las loterías y pronósticos deportivos en Francia interpuso por presuntas “apuestas anormales” con cantidades cuatro o cinco veces superiores a lo que se podía esperar para un partido así. Ante esta denuncia, la policía puso en marcha una entramada y compleja investigación que dio como resultado la percatación de que varios jugadores del equipo, entre los que se encuentran algunos internacionales de la selección francesa campeona olímpica y del mundo, como Nikola Karabatic, Samuel Honrubia y Acambray, estaban en el centro del escándalo, motivo por el cual han sido llamados a declarar ante los investigadores de la policía judicial de Montepellier al objeto de esclarecer los hechos.

Y en el caso de Nikola Karabatic, las consecuencias de su presunta participación en este escándalo se ramifican. Así, a las más que posibles consecuencias deportivas y legales que se deriven del mismo, el internacional francés está sufriendo los daños que esta involucración repercute sobre su imagen, seriamente dañada, y sobre los muchos acuerdos comerciales que el jugador galo tiene con diferentes compañías.

Así, la primera en ‘retirar’ su apoyo a Karabatic a la espera de que se concluyan las investigaciones ha sido la casa de apuestas Betclic, de la que el jugador es uno de sus principales embajadores. De este modo, el internacional galo ha dejado de aparecer en las publicidades y campañas de la empresa a raíz del escándalo: “Betclic ha suspendido la visibilidad publicitaria de Nikola Karabatic”, han afirmado en un escueto comunicado desde la compañía. Sus imágenes han sido ya retiradas incluso de la página web del sitio de apuestas, aunque desde la firma se han apresurado a afirmar que, de momento, no se trata de una ruptura del contrato que les une, sino de una suspensión de la utilización de su imagen a la espera de que se conozcan los resultados de la investigación.

Este hecho ha provocado que en toda Francia se haya comenzado a cuestionar la oportunidad, para el resto de firmas que tienen con Karabatic importantes acuerdos comerciales, de seguir los pasos dados hasta ahora por Betclic. De momento, la siguiente en pronunciarse ha sido la alemana Adidas que, al contrario que Betclic, ha afirmado que ellos prefieren, de momento, y a la espera de conocerse los resultados finales de la investiación, no tomar medidas con respecto a la utilización o no de la imagen de Karabatic en sus campañas.

Una de cal y una de arena para un asunto que huele verdaderamente mal.