El dueño del Newcastle compra parte del Rangers

0
Mike Ashley, propietario del Newcastle inglés
  • El actual dueño del Newcastle entra en el accionariado del Rangers con una participación de casi el 9%

Mike Ashley, el dueño de la cadena de tiendas Sport Direct, es el nombre propio durante estos días en el fútbol británico tras el último movimiento accionarial llevado a cabo en el mismo con su llegada al club escocés del Glasgow Rangers, un movimiento que no ha estado exento de polémica y que ha tenido que contar con el visto bueno incluso de las autoridades británicas.

Dueño del Newcastle y con el 10% del Rangers

Hasta cuatro millones de acciones, aproximadamente un 9% del total del accionariado del Rangers, ha adquirido el magnate Mike Ashley del club escocés, lo que le convierte en el tercer accionista por volumen de valores en el club escocés, por detrás de Laxey Partners, con algo más del 16%, y Artemis, con casi el 10%.

Sin embargo, la operación no ha estado exenta de polémica en el fútbol británico por una posible confluencia de intereses dentro del mismo. Ashley ya es el propietario del Newcastle inglés, algo que ha puesto en entredicho la compra de acciones del Rangers por parte de Ashley. Es más, en círculos cercanos a la operación señalan que la intención de Ashley era convertirse igualmente en el accionista mayoritario de la entidad escocesa pero que las leyes deportivas británicas que impiden el tener la mayoría de la propiedad de dos clubes diferentes habrían motivado una reunión previa entre Ashley y la actual dirección del club escocés para fijar el volumen de acciones que adquiriría el magnate inglés.

En el ojo de la noticia desde hace tiempo

Mike Ashley se ha convertido en un importante protagonista en la industria del deporte británico en los últimos años. Cuando en el año 2012 comenzaron a aparecer los primeros rumores acerca de una posible venta por parte de Nike de su hasta entonces filial Umbro, una de las primeras compañías en posicionarse al respecto fue precisamente SportsDirects, la archiconocida empresa de Ashley.

Más recientemente, dicha firma ha tenido unas serias divergencias con la multinacional alemana adidas, que prohibió a la cadena de tiendas minoristas de la misma vender la camiseta del Chelsea británico argumentando una política de precios diferente a la establecida por adidas para sus comercios autorizados, lo que provocó una reacción que nadie esperaba en Ashely. Lejos de acceder a los deseos de adidas, el empresario contraatacó dando a conocer sus intenciones de entrar en el accionariado de la marca alemana.