El dueño de Caterham vende la escudería

0
El dueño de Caterham vende la escudería
  • Tony Fernandes se deshace de la escudería que fundó en el año 2010 y en la que ha invertido más de 430 millones de dólares
  • Los nuevos propietarios son un consorcio integrado por inversores árabes y suizos

Tony Fernandes, hasta ahora propietario del equipo malayo de Fórmula 1, Caterham F1 Team, ha vendido en el día de ayer todas sus acciones a un consorcio integrado por inversores árabes y suizos y que está siendo asesorados por el que fuera jefe de equipo de HRT, Collin Kolles.

De esta manera, se pone fin así a los incesantes rumores que hablaban de la salida de Fernandes del accionariado de la escudería en el corto plazo. Los nuevos gestores ya han afirmado que su intención es continuar en la Fórmula 1 y además hacerlo con el mismo nombre.

El nuevo grupo propietario traerá como Jefe de Equipo al expiloto Chistijan Albers, que a su vez contará con la ayuda de Manfredi Ravetto, que pasará a ocupar el puesto que deja vacante Cyril Abiteboul, que abandonará el equipo. El cuartel general del equipo continuará asentado en Leafield, Inglaterra. Los datos economicos de la venta no se han dado a conocer.

Red Bull, al acecho

El propio Tony Fernandes comenzó a destapar el asunto el pasado viernes a través de su cuenta en Twitter, donde lanzó un misterioso “La F1 no funcionó pero aún me siguen gustando los coches Caterham” que rápidamente corrió como la pólvora por el paddock. Después del enorme revuelo, Fernandes cerró dicha cuenta en esa red social.

El interés de Fernandes por deshacerse de Caterham no es nuevo. De hecho, la escudería lleva en venta mucho tiempo. Sin embargo, la venta a este consorcio podría esconder mucho más. Desde Caterham siempre han conocido el interés en la escudería de una de las grandes, Red Bull, que está tratando de hacerse con el control total de la división de motores de Renault. Así, el acuerdo que alcanzarían Caterham y Red Bull propiciaría que la salida de Cyril Abiteboul tuviera una base mucho más sólida. En Red Bull están interesados en que vuelva a la fábrica de motores de Renault en Viry para supervisar la unidad de potencia que tanto preocupa a los austríacos.

Con este movimiento, Renault únicamente suministraría motores a Red Bull, Toro Rosso y Caterham, todos bajo la órbita de Red Bull, pues Lotto debería dejar de recibirlos como parte del acuerdo de Caterham con Red Bull y pasaría a montar motores Mercedes.

Toni Fernandes, dueño de la compañía de bajo coste Air Asia y del QPR inglés, afirmó el  pasado mes de mayo que no buscaba compradores para la misma, aunque daría la bienvenida a nuevas inversiones. Cuatro años y medio antes había fundado Caterham, una escudería que ha pasado por varios nombres y donde sus coches no han conseguido sumar ni un solo punto en un Gran Premio, tras una inversión personal de más de 430 millones de dólares.

El pobre rendimiento de la escudería y el ascenso del QPR a la Premier League pueden haber condicionado sus intenciones de centrar todos sus esfuerzos en el fútbol británico.