El Dortmund llenó su estadio el 80% de las veces en 2013

0

Acaba el año 2013 y una de las acciones más comunes en gran parte de las instituciones, también las deportivas, es realizar un balance acerca de cómo ha transcurrido el mismo en dicha entidad.

Y esto es lo que ha hecho el conjunto alemán del Borussia Dortmund, que ha llevado a cabo un interesantísimo estudio que saca a la luz la asistencia a su estadio durante los encuentros que se celebraron en el Signal Iduna Park durante este año que ahora concluye. Y los resultados no pueden ser más positivos para la entidad alemana.

Así, el propio club se ha encargado de publicar en su web oficial los resultados del mismo que ponen de manifiesto como el conjunto alemán logró movilizar con la asistencia al recinto a lo largo de los 26 encuentros que se disputaron en 2013 en él hasta un total de 1.974.304 espectadores, una cifra realmente espectacular para el momento actual no sólo en el fútbol alemán, acostumbrados relativamente a ver las canchas de juego completamente llenas, sino más bien a nivel internacional, con preocupantes cifras de asistencias en ligas tradicionalmente de gran calado en el fútbol continental y mundial como la italiana o la española.

La cifra presentada por el Dortmund supone que la asistencia media para esos 26 encuentros fue de 75.935 espectadores, un auténtico hito si tenemos en cuenta que la capacidad total del estadio es de 80.720 asientos. Pero si ya de por sí esa media por encuentro es prácticamente insuperable, otro dato aportado por el club en sus conclusiones lo es aún más. De esos 26 encuentros, el Borussia logró llenar el estadio en 21 de los mismos, es decir, colgó el cartel de “No hay billetes” en más del 80% de sus encuentros disputados en casa como local durante 2013.

La buena actuación del equipo a nivel deportivo es una de las principales causas de estos buenísimos resultados. Pero también, como no, la indudablemente exitosa estrategia emprendida por la Bundesliga y sus equipos para mejorar el producto. Centrándonos únicamente en el apartado de asistencia, la misma se ve enormemente incentivada en Alemania por dos hechos claves: sus modernísimos estadios, con instalaciones “2.0” y, cómo no, su política para favorecer la asistencia a los mismos.

En relación con la primera, los estadios de los 18 equipos que disputaron la Bundesliga en la temporada 2012/2013, prácticamente todos fueron remodelados o construídos en el siglo XXI. Y si bien es cierto que la disputa del Mundial de Alemania del año 2006 ha tenido mucho que ver en este sentido, no es menos cierto que llama poderosamente la atención el hecho de que de esos 18 estadios, el más antiguo era el del Hamburgo, que databa del año ¡¡¡1998!!. Nuevas tecnologías, televisiones en los aseos para que el aficionado no pierda detalle del encuentro y otras medidas más orientadas hacia ese “2.0” y las nuevas experiencias que quieren darse a los aficionados que asisten a los recintos de juego son causas fundamentales del éxito de asistencia a los mismos.

Respecto a la segunda, la política para favorecer la asistencia a estos modernísimos estadios, a parte del de las instalaciones, que duda cabe que juega un papel clave y fundamental el del precio de las entradas. El fútbol alemán se ha dado cuenta que los aficionados son una parte crucial en el desarrollo, avance y comercialización de la liga. Unos estadios abarrotados de hinchas aportan un valor al producto que difícilmente puede transmitir unas ligas con estadios semivacíos como la española o la italiana. Así, para ello, la Bundesliga apuesta por precios “relativamente” bajos para el aficionado pero abismalmente baratos en comparación con ligas como la española por ejemplo. Tomando como referencia ambas competiciones, la media de la entrada más cara en Alemania para un encuentro de la Bundesliga se situó en la temporada 2012/2013 en los 55 euros. En España, esa media se elevó hasta los 143 euros, según un estudio realizado por el diaro británico The Guardian a comienzos de este 2013. Si tomamos como base de estudio la media de la entrada más barata, en la Bundesliga esa media se situó en los 15 euros mientras que en España se sitúa en el doble: casi los 30 euros. La situación es más sangrante si tenemos en cuenta un dato del que partía el estudio de The Guardian: en España, el salario medio anual era entonces de unos 21.500 euros brutos. En Alemania, el mismo se alzaba hasta los 40.900 euros. Es decir, aunque el salario era mayor, la Bundesliga se dio cuenta que una de las formas de cuidar y potenciar su producto era abaratando las entradas.

El estudio del Dortmund ahora publicado parece afianzar esta estrategia del club alemán en particular y de la Bundesliga, por extensión, en general.