El destino de Kaká pasa por la llegada de adidas al Flamengo

0

Uno de los grandes quebraderos de cabeza del club que preside Florentino Pérez, el Real Madrid, pasa por rentabilizar la estratosférica inversión que en su día realizó para lograr el desembarco de uno de los considerados en aquellos momentos como uno de los mejores jugadores del mundo: el brasileño Kaká.

Sin embargo, varios años después de su llegada, la relación calidad-precio ha sido puesta en entredicho en más de una ocasión desde incluso dentro de la directiva blanca que busca una salida airosa a una operación que muchos catalogaron ya desde el principio como desproporcionada en cuanto a su coste.
El escaso rendimiento que en el plano deportivo ha dejado en el club blanco el brasileño Kaká ha sido visto desde hace tiempo como uno de los grandes problemas a los que debía enfrentarse, más pronto que tarde, el presidente Florentino Pérez. Y aunque en más de una ocasión se ha hablado que la gran baza dentro del cuadro madridista a favor de la continuidad del brasileño en la escuadra blanca es el propio Florentino Pérez, ahora, justo en la recta final de su contrato, es el propio Pérez, ávido hombre de negocios, el primero en pretender sacar una mínima rentabilidad a una operación, el fichaje del brasileño, que hizo aguas casi desde el principio.

Así, a pesar de que el conjunto madridista, con la conveniencia de los diferentes entrenadores que ha tenido el brasileño, ha tratado de ponerlo en el mercado en más de una ocasión, el flojo rendimiento del jugador y, sobre todo, la alta ficha que tiene dentro del Real Madrid, han sido un motivo de peso para alejar el posible interés de cualquier club que quisiera hacerse con sus servicios.

“Ficha de estrella y números de suplente”. Esa es la frase que más se oye incluso dentro de las filas madridistas al referirse al brasileño y que no dejan de utilizar sus posibles compradores para abaratar el precio de la operación. Kaká cobra en el Real Madrid una ficha de 9,5 millones de euros netos al año, la misma cantidad que cobra Cristiano Ronaldo. Como siempre, en esta ocasión también, las comparaciones parecen más que odiosas.

Sin embargo, Florentino Pérez parece ver un poco de luz entre tantos nubarrones gracias al que en la actualidad es el sponsor técnico del cuadro blanco: la firma alemana adidas. Ya hemos comentado aquí en más de una ocasión la enorme lucha que están manteniendo Nike y adidas para copar el fútbol brasileño sobre todo de cara al próximo Mundial de 2014. Entre estas operaciones, está la llegada de la firma alemana al Flamengo con un contrato supermillonario que colocaría al cuadro brasileño en el elitista grupo de clubes vestidos por la marca que más ingresan por este concepto, junto al propio Real Madrid, Chelsea, Bayern de Munich y Milan. Y la oferta que adidas ha realizado al conjunto carioca no es baladí en absoluto: un supercontrato de 10 años de duración con una aportación inicial en el primer año de 18 millones de dólares que se irían increntando paulatinamente hasta finalizar el contrato con más de 30 millones de dólares anuales, lo que situaría al Flamengo como el club brasileño que más ingresaría por este concepto y que entra en vigor en Mayo de este año 2013.

Pero, ¿y qué tiene que ver esto con Kaká y el Real Madrid? Pues mucho. La firma alemana prepara el desembarco a lo grande en Brasil con el Flamengo. Pero para que la jugada sea redonda, adidas quiere llegar al Flamengo de la mano de una de sus estrellas y, si es posible, brasileña. Y Kaká reune el perfil perfecto: brasileño, con gran imagen aún en Brasil y, sobre todo, embajador de adidas. Tres puntos que podrían valer para que la propia marca alemana ‘colaborara’ en su fichaje por el Flamengo.

El jugador vería con buenos ojos su regreso a Brasil, toda vez que su anhelo es disputar el Mundial de su país. El Flamengo firmaría ahora mismo la incorporación de un jugador como Kaká y adidas vería sus objetivos colmados. Y cruzando los dedos, el Real Madrid y Florentino Pérez, que ven en esta posibilidad quizás una de las últimas jugadas que le permita recuperar sino toda, gran parte de la inversión realizada en su día. Recordemos que en su momento, Kaká llegó a ser el segundo fichaje más caro de la historia del Real Madrid tan sólo por detrás de Zinedine Zidane hasta la llegada de otros cracks como Cristiano Ronaldo, toda vez que arrebatarle el jugador al Milan AC, su anterior club, le costó a Florentino Pérez 65 millones de euros.