El conflicto de Ucrania podría dejar a Rusia sin Mundial

0
Joseph Blatter y Vladimir Puttin durante un encuentro en Brasil 2014
  • El conflicto ucraniano amenaza seriamente, a cuatro años vista, la celebración del Mundial en tierras rusas
  • Alemania, actual Campeona del Mundo, ha comenzado a presionar en FIFA para que trasladen el Mundial de dicho año a tierras germanas

Es una remota posibilidad, pero para nada disparatada. Y máxime cuando el rumor se han encargado de propagarlos los responsables de la Federación que se acaba de proclamar recientemente Campeona del Mundo en Brasil 2014.

Así, desde altas instituciones alemanas han comenzado a difundir la necesidad de que la FIFA estudie la posibilidad de un cambio de escenario para el próximo Mundial del año 2018, que se celebrará en Rusia, con unos argumentos más que sólidos, al menos, en el momento actual.

La crisis ucraniana dejaría un panorama político muy conflictivo en la zona

Alemania basa su argumento en unos motivos, como decimos, bastante sólidos al menos a día de hoy. El enorme conflicto en el que se haya inmersa Ucrania y toda la zona desaconsejan la realización de cualquier tipo de eventos, y mucho  menos deportivos, en la zona ante el temor de que el mismo sea objetivo de posibles atentados o, simplemente, ante la imposibilidad de garantizar la seguridad de los participantes.

A esta conclusión han llegado desde la Federación Alemana de Fútbol, que han pedido a FIFA en declaraciones realizadas al diario Bild que comience a estudiar la posibilidad de tener preparada una alternativa a Rusia 2018 dado que las circunstancias geopolíticas en la zona a cuando se decidió la sede, allá por el año 2010, han variado sustancialmente hasta unas nuevas condiciones para nada imaginables en aquel momento.

Alemania se postula

Y evidentemente, como principal alternativa la propia DFB se postula como la candidata ideal para encargarse de la organización de la cita mundialista en el supuesto de que la FIFA se decida a dar el citado paso y desposeer a Rusia de su Mundial por lo problemas en Ucrania, algo que a día de hoy parece, cuanto menos, muy lejos de la realidad. La fuerza que le da a la DFB la reciente conquista del Mundial de Brasil 2014 hace que se vea más que capacitada para poco menos que recomendar a FIFA que tome una decisión al respecto lo antes posible.

De acceder a la petición alemana, el país germano se convertiría en el país que con menos distancia en el tiempo organiza dos citas mundialistas, tras la ya celebrada en el año 2006. La potencial asignación de la cita del año 2018 implicaría que Alemania volviera a organizar un Mundial tan sólo 12 años después, tras los Mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Tan sólo México, con la organización de los Mundiales de los años 1970 y 1986, es decir, 16 años de diferencia, habría vivido una situación similar a la que ahora reclaman que se dé los actuales Campeones del Mundo.

El antecedente del baloncesto

Aunque con mucho menos tiempo para su celebración, ya hay un evento deportivo que se ha visto seriamente afectado por la crisis ucraniana y la situación geopolítica en la zona. Se trata del Eurobasket del próximo año, 2015, que en teoría estaba asignado a la Federación Ucraniana de Baloncesto su organización.

Así, la propia FIBA anunció a mediados de Junio de este mismo año que dejaba a Ucrania sin Eurobasket como consecuencia de la inestable situación que se vivía en la zona, y que no garantizaba a la FIBA las concidiciones mínimas de seguridad y viabilidad para la organización de un acontecimiento de estas características.

En esa ocasión, al igual que hace ahora Alemania, dos países europeos, Francia y España (que albergará en unas semanas la Copa del Mundo de baloncesto) ya se han postulado como alternativa ante FIBA para la organización del citado Eurobasket.