El COI vigila la campaña de Phelps con Louis Vuitton

0

Lo que no pudieron hacer prácticamente ninguno de sus rivales durante los pasados Juegos Olímpicos, lo puede conseguir el LOCOG gracias a una inoportuna acción de Louis Vuitton.

Como todos sabéis, la firma Luis Vuitton ha “fichado” a Michael Phelps como nuevo embajador de la marca en una acción que ha sido prácticamente portada en muchos medios de comunicación, sobre todo tras el anuncio del norteamericano de retirarse de la carrera profesional tras los Juegos de Londres. Sin embargo, esa “publicidad” puede costarle muy caro al excelente nadador tras los últimos acontecimientos.

Hace apenas unos días, os traía la noticia del fichaje de Michale Phelps por Louis Vuitton como nuevo embajador de la marca (Ver Artículo en MD: “Michael Phelps vuelve al agua para lo nuevo de Louis Vuitton). El problema para el norteamericano es que el inicio de esa nueva campaña se dio el pasado día 8 de agosto, con la difusión de una imagen del nadador metido en una bañera, con gafas de nadar y junto a un bolso de la lujosa marca. ¿Cuál es el problema, diréis? El problema es la fecha. Resulta que el 8 de agosto aún no habían finalizado los Juegos de Londres y, por lo tanto, continuaba vigente (de hecho continuó hasta el pasado 15 de agosto) la polémica “norma 40” del reglamento olímpico, que prohibía a deportistas y entrenadores que participaron en los Juegos Olímpicos hacer publicidad durante los mismos de marcas que no fueran sponsor oficiales de los Juegos, con el objeto de proteger los derechos de esos patrocinadores oficiales y evitar técnicas de ambush marketing.

Ante el enorme revuelo que se ha generado por la posible investigación, de oficio, por parte del LOCOG de los citados hechos, que, en el caso más extremo, de demostrarse la veracidad de los mismos, podría acarrear la retirada de las medallas obtenidas por Phelps durante los Juegos de Londres, los representantes de Phelps se han apresurado a emitir un comunicado en el que afirman que su representado no violó en ningún momento la famosa “regla 40”, puesto que dicha campaña tuvo su pistoletazo de salida “oficial” el pasado 16 de agosto, un día después de que finalizara la vigencia de la temida norma.

Sin embargo, lo que trata de depurar ahora el LOCOG es, si realmente eso era así, el motivo por el cual la imagen ya circulaba por la red días antes de que entrara oficialmente en vigor la campaña (de hecho, aquí en MD la publicamos el pasado 10 de agosto). Peter Carlisle, representante del nadador, afirma que es ilógica la investigación puesta en marcha por el Comité Organizador de los Juegos: “Es ridículo. Ha habido cientos de marcas no oficiales durante los Juegos que han utilizado la imagen de los deportistas participantes y donde ellos, el LOCOG, ni se han enterado. Michael no violó la regla 40, así de simple y sencillo”, sentenció.

Es más que presumible, salvo gran sorpresa en contra, que la investigación no llegue a más. No es el primer caso del estilo en el que se investiga, y se amenaza con la retirada del metal obtenido en los Juegos, a un medallista olímpico. Tan sólo un par de días después de la plata conseguida en la prueba de los 100 metros lisos por el jamaicano Johan Blake, el LOCOG comunicó la puesta en marcha de una investigación oficial con el objetivo de esclarecer si el exclusivo reloj que llevaba Blake durante la disputa de la final de esa prueba, perteneciente a una elitista marca de relojes de lujo, suponía el infringimiento por parte del atleta de la temida regla 40 (Ver Artículo en MD: “El LOCOG pone su diana en el reloj del subcampeón olímpico Yohan Blake, al que amenaza con quitarle su medalla”). Finalmente, no se pudo determinar nada.