El COI recurre a los eSports como tabla de salvación

0
eSports
El COI quiere que los eSports sean olímpicos
  • El Comité Olímpico Internacional valora la posibilidad de convertirlos en deporte olímpico aunque su propio presidente duda de la inclusión de los mismos dentro de la definición de “deporte”.

La noticia saltaba hace apenas unas horas: el Comité Olímpico Internacional, a través del Comité de Candidaturas para los Juegos Olímpicos del año 2024, que acogerá París, se iba a reunir para valorar la posibilidad de la inclusión de los eSports como deporte olímpico en la cita francesa.

Decisión clave

El Comité de Candidaturas de París, Tony Estanguet, tiene previsto celebrar una reunión a tres bandas junto con el Comité Olímpico InternacionalCOI, y los principales representantes de la Industria de los deportes electrónicos para valorar su inclusión como deporte olímpico en los Juegos Olímpicos de París del año 2024.

Estanguet reconoce que ese estudio es casi “una obligación” puesto que es, según palabras del propio Estanguet, una cuestión que les afecta de lleno: “No podemos decir que no tengan que ver con las Olimpiadas. Los jóvenes están interesados en los eSports. Entonces, reunámonos con ellos y valoremos si podemos encontrar algunos puentes de unión”.

No será la candidatura olímpica francesa la pionera en este tipo de asuntos. El Consejo Olímpico de Asia va a incluir en los Juegos Asiáticos del año 2022, que se celebrarán en HangzhouChina, varias competiciones de videojuegos en su programa oficial.

¿Deporte o no?

Desde el propio movimiento olímpico se considera que el solo hecho de plantearse la cuestión va a motivar importantes puntos de desencuentro y críticas dentro del mundo del deporte. El eterno debate acerca de si los eSports pueden ser considerados un deporte o no continúa aún hoy muy presente, hasta el punto de que el propio presidente del Comité Olímpico Internacional, es el primero en poner en dudas dicha asimilación: “Aún no tenemos muy claro, dentro del COI, si los eSports son realmente un deporte. Al menos en lo que respecta a la actividad física y a lo que se necesita para ser considerado como tal. Además, otro obstáculo es el hecho de que no hay una estructura, en forma de federación u organización, que represente los intereses y derechos de los eSports, por lo que todo es mucho más complicado de lo que parece”, sentenció recientemente en una entrevista.

Como contrapunto a estas manifestaciones, opiniones de expertos no ya en los eSports sino incluso del ámbito deportivo, sí tienen claro el matiz de “deporte” dentro de los eSports: “No se trata en exclusiva de cuatro frikis delante de un ordenador jugando a videojuegos. En los eSports la disciplina es tan importante como en lo que se conoce como deporte tradicionalmente. Los profesionales del sector deben prepararse mental y físicamente, con una alimentación adecuada, para evitar la fatiga, el agotamiento y las lesiones, que también sufren a nivel físico en la zona lumbar o articulaciones. El que desde dentro del mundo del deporte se obvien estas consideraciones es una postura radical para no ver esta realidad”, señalan diversos especialistas.

El COI, el más interesado

Conocidas las posturas, y sobre todo, las enormes dudas que, aparentemente, existen en el COI, ¿por qué el propio COI es el encargado de alimentar un debate en el que, en principio, incluso él mismo como organización tiene serias dudas no ya de incluirlos como deporte olímpico sino de la propia consideración de los mismos como deporte?.

La respuesta en este sentido es bastante clara para muchos profesionales dentro de la industria del marketing deportivo: el Comité Olímpico Internacional ve con preocupación como los índices de audiencia de los Juegos Olímpicos presentan una clara línea descendiente en los últimos años, motivada en muchos casos por la falta de capacidad de la organización a la hora de generar interés en las generaciones más jóvenes. La caída de audiencia motiva el descenso de ingresos procedentes del patrocinio y de los derechos televisivos, un asunto que preocupa, y mucho, a los dirigentes olímpicos.

Con este escenario, los eSports son una industria en auge, con un potencial de crecimiento al que no se le ve techo, y con una capacidad de atracción para ese público joven que tanto anhela el COI envidiable. Esto, unido al enorme interés que las marcas y firmas comerciales han mostrado por los deportes electrónicos, ha hecho que el propio COI mire, no sin recelo, la posibilidad de incorporarlos a su catálogo de disciplinas deportivas, más que por convicción, por mero interés.

Dicho de otro modo: la noticia de esa posible inclusión como deporte olímpico ha pasado con indiferencia dentro de la industria de los eSports, completamente asentada y con un potencial de crecimiento enorme. Es más bien al propio COI, el que, quizás a modo de globo sonda, le interesa generar un debate para comprobar el grado de aceptación de una decisión de la que, sin lugar a dudas, el principal beneficiado es el propio movimiento olímpico.