El COI no quiere otro Sochi 2014

0

El daño a la imagen olímpica que está generando la polémica con la homofobia de Sochi 2014 comienza a preocupar y muy seriamente al Comité Olímpico Internacional, que ha comenzado a tomar medidas para que en el futuro no vuelvan a suceder casos como el de la sede rusa.

Así, en relación a esto y a los múltiples problemas a los que se está enfrentado como consecuencia de las homófobas leyes rusas, el propio COI ha declarado que las futuras ciudades candidatas olímpicas deberán cumplir una norma específica en la que rechacen cualquier tipo de discriminación de manera expresa, removiendo los obstáculos en forma de leyes que al respecto pudieran existir en sus respectivos países de orígenes y siguiendo el modelo de la Carta Olímpica en su principio número 6.

En la decisión del COI ha influido, que duda cabe, las enormes críticas a las que ha tenido que hacer frente el propio Comité Olímpico como consecuencia de la polémica generada por las inflexibles leyes rusas con respecto a los derechos de los homosexuales en el país. En su defensa, el COI siempre ha defendido que no tiene capacidad para alterar la legislación propia de un país, algo que ha sido duramente criticado con la afirmación de, que en ese caso, jamás se tuvieron que conceder los Juegos a un país como Rusia.

El Principio número 6 de la Carta Olímpica afirma que el deporte no discrimina por ningún motivo, ni raza, religión, política o sexo. El COI quiere que, a partir de ahora, ese principio sea una norma de preceptivo cumplimiento para cualquier ciudad que aspira a albergar unos Juegos. La experiencia de Sochi se lo reclama.