El Chelsea vuelve a la senda de las pérdidas

0

Efímera. Así podría describirse la positiva situación económica que hace ahora un año presentó el conjunto presidido por Roman Abramovich y donde, por primera vez desde que el multimillonario ruso se hizo cargo de la entidad londinense, el club presentaba un balance positivo.

Hace ahora un año, el Chelsea presidido por el magnate ruso presentaba por primera vez desde que en el año 2003 Abramovich llegara a la propiedad del club, unos beneficios de 1,4 millones de libras, algo más de 2,3 millones de dólares, correspondientes al ejercicio 2011-2012. Sin embargo, tan sólo doce meses después, las pérdidas han vuelto a copar el protagonismo en las cuentas del conjunto británico, que en el periodo 2012-2013 ha obtenid ounas pérdidas de casi 50 millones de libras, o lo que es lo mismo, más de 80 millones de dólares.

La rápida eliminación en su participación en la Champions League de la temporada pasada, justo en la edición en la que defendía título, así como sus desproporcionadas cuantías puestas encima de la mesa para fichar jugadores, han propiciado que llegue incluso a estar en peligro las reglas de la UEFA sobre juego limpio financiero en base a las cuales, en tan sólo unos meses, el máximo organismo del fútbol continental europeo comenzará a poner en marcha las medidas necesarias para su cumplimiento y que amenazan a más de un club europeo.

Las ganancias registradas en la temporada 2011-2012 llegaron justo después, como decimos, de su impecable campaña en la UEFA Champions League que le llevó a alzarse con el título además de obtener casi 90 millones de libras en el mercado de traspasos de jugadores. La situación, sin embargo, dio un giro de 180 grados la temporada pasada al desaparecer, sobre todo, los factores que propiciaron esos buenos registros.

Sin embargo, en la directiva del Chelsea confían en que los números de la presente temporada sean considerablemente mejores a los presentados ahora. El pase a la siguiente ronda de la actual edición de la UEFA Champions League pero sobre todo la entrada en vigor del nuevo contrato con adidas valorado en 300 millones de libras, casi 500 millones de dólares, por los próximos diez años, hacen albergar esperanzas a los de Londres de mejorar considerablemente sus números el año próximo.