El Borussia Dortmund recicla las camisetas de Götze

1

A rey muerto, rey puesto. Este parece ser la idea que ha puesto en práctica el Borussia Dortmund con el que fuera uno de los ídolos de la hinchada alemana y que, desde el pasado verano, pasó a engrosar las filas del archienemigo Bayern de Munich a golpe de talonario.

El fichaje de Mario Götze, genio, ídolo y figura en el Borussia Dortmund durante años, por el Bayern de Munich, provocó una oleada de sentimientos contrarios entre la afición del Borussia sobre la que otrora fuera su gran estrella e ídolo, para pasar a convertirlo en uno de sus principales y más acérrimos enemigos.

Así las cosas, dentro del club se encontraron con un serio problema. La salida del jugador, que se sabía incluso desde antes que finalizara la temporada pasada, provocó que el conjunto alemán se encontrara con un problema en lo referente a las camisetas del jugador, con un stock enorme en sus almacenes que tanto el club como la firma que lo viste, Puma, pretendían dar salida a toda costa.

Sin embargo, por más que se realizaron campañas y promociones para desprenderse de estas últimas unidades, ninguna había dado resultado. Al menos hasta ahora. Y es que, por muy disparatada que pueda parecer la idea, la última estrategia diseñada tanto por el conjunto bávaro como por la marca alemana Puma para deshacerse de las últimas unidades que aún tiene en stock, que se pueden contar en miles, con el número y el nombre del que en su día fue gran ídolo de la afición del Borussia, Mario Götze, está comenzando a dar resultado.

Así, la citada campaña consiste en el lanzamiento de una oferta en el que por tan sólo 29 euros, los aficionados alemanes pueden llevarse a su casa la camiseta con el número 10 a la espalda que portara en su día el jugador con una particularidad: un enorme tope de color amarillo que destaca sobre el amarillo de la camiseta y que tapa el nombre del ya ex-jugador del Dortmund para estampar en él el del nuevo 10 del Borussia, Henrikh Mkhitaryan.

La campaña, que muchos tildaron en su día de antemano antes incluso de ponerse en marcha como un rotundo fracaso pues muy pocos osarían a hacerse con una camiseta ‘chapuza’ tal y como tildaron a la nueva manera que tenía el club de deshacerse de ese stock, lejos de ello, se ha convertido en un auténtico éxito entre los aficionados que lucen orgullosos una camiseta donde se ve a simple vista como el nombre del antiguo ídolo ha sido tapado y sustituido por el nuevo jefe de operaciones del cuadro alemán.

Dos son los argumentos que barajan desde el club para tratar de explicar el éxito de esta estrategia: “El primero, el precio. Los fans se pueden hacer con una camiseta oficial del club por tan sólo 29 euros cuando la misma camiseta oficial de Mkhitaryan cuesta 89 euros. El segundo factor clave, el orgullo que presentan los aficionados por lucir la camiseta del que era su ídolo con su nombre tachado y ocupado por un nuevo ídolo, como transmitiendo el mensaje de que ya hay otro que ocupa su lugar”, señalaron.

Fuentes cercanas han reconocido que la idea surgió al ver a cientos de seguidores del club alemán con camisetas oficiales con el nombre de Götze a la espalda y con una cruz en el mismo, luciendo orgullosos su repulsa al hasta ahora idolatrado jugador.

Lo dicho, a rey muerto, rey puesto.