El Bayern de Munich ya rentabiliza el fichaje de Guardiola

0
check out the best free wordpress themes

Mientras todo el mundo especulaba con la llegada de Pep Guardiola al Chelsea inglés, pocos eran conscientes de los pasos que se estaban dando en la sombra por el ex-entrenador del FC Barcelona y su representante para preparar su desembarco en el fútbol alemán de la mano del Bayern de Munich.

Y mientras muchos se preguntan si la elección realizada por el catalán ha sido la correcta, mientras se establecen sonoros debates sobre si Guardiola triunfará en un fútbol como el alemán, otros defienden que el Bayern de Munich ya está rentabilizando la enorme inversión que ha realizado con el ex-entrenador del Barça, 17 millones de euros por temporada en un contrato de tres años de duración.

El Bayern de Munich es un club especial. No sólo en Alemania, sino en toda Europa. Es un ‘rara avis’ cuya forma de gestión asombra a propios y extraños. Es quizás el club más rico de Europa. No en vano, Uli Hoeness, en la última reunión de accionistas del Bayern de Munich, presumió, y no sin razón, de tener en caja 278 millones de euros disponibles para lo que el club considere necesario, cosa que pocos clubes en el mundo pueden afirmar con la contundencia del club alemán. Y lo mejor de todo, sin pertenecer a ningún jeque llegado de la mano de los petrodólares, como en el PSG, ni a ningún oligarca ruso (Chelsea) o a cualquier multimillonario de cualquier otra latitud del mundo. Y a pesar de presentar, probablemente, las cuentas más saneadas del fútbol mundial, Forbes sitúa al club bávaro el quinto en la lista de clubes más ricos del mundo, tras el Manchester United, Real Madrid, FC Barcelona y Arsenal. Y sin embargo, a pesar de ello, todos probablemente cambiarían sus números en sus balances por los del conjunto que preside honoríficamente Frank Beckenbahuer.

El Bayern es un club que ha fundamentado su riqueza desde cero. De hecho, el Bayern no ha sido un club rico siempre. Su grandeza económica comenzó en la década de los setenta con la llegada de sus éxitos deportivos, tanto a nivel nacional como a nivel internacional, lo que atrajo el dinero de patrocinadores y sponsors, que sirvió para ir creando su generosa fortuna actual. Y tal y como defienden aficionados y directivos del club, “una fortuna hecha por nosotros, sin necesidad de que nadie haya llegado con aportaciones multimillonarias de dinero”.

Evidentemente, esta situación económica tan boyante viene respaldada por una situación deportiva casi a la par que ha logrado convertir al club en un importante reclamo para las marcas y firmas comerciales. No en vano, en el propio accionariado del Bayern están compañías como la propia Adidas o Audi, que acaparan casi el 20% de las acciones del club. Compañías que además forman parte del selecto y elitista grupo que puede presumir de ser sponsor oficial del club bávaro. Firmas como Lufthansa, Bwin, Coca Cola o Samsung integran una reducida lista de 26 patrocinadores a la que pretenden acceder muchas otras casas  comerciales, lo que repercute de manera extremadamente positiva al club y sus cuentas. Tal es así, que el Bayern se puede permitir el lujo de contratar figuras internacionales por 40 millones de euros, como el español Javi Martínez, o al considerado mejor entrenador del mundo por 17 millones de euros anuales, y seguir presumiendo de tener fondos disponibles en su tesorería.

El Bayern es un club tan privilegiado a nivel institucional, económico y social, que es capaz de vender las entradas para todos sus partidos de liga antes incluso de que dé comienzo la Bundesliga, pagar lo suficiente a sus jugadores y exigir por ellos cantidades astronómicas para evitar su huída a otros clubes y convencer, en base a todo lo anterior, al mejor entrenador del mundo a cambio de 17 millones de euros anuales, cifra que muchos consideran inferior en varios millones de euros con respecto a lo que le ofrecía el Chelsea de Abramovich. De hecho, el propio representante de Guardiola ha afirmado que la del Bayern no era la mejor oferta en lo económico.

Y sin embargo, muchos consideran que el desembolso realizado por el club para fichar al ex-entrenador del FC Barcelona puede convertirse a la larga, sobre todo si no llegan los resultados, en un lastre para tan saneadas cuentas, por lo que se preguntan si no habrá el Bayern apostado todo a un único número dentro de la ruleta que es el fútbol y el acierto con los entrenadores.

No obstante, los defensores de su contratación no sólo desoyen las críticas anteriores sino que además son capaces de argumentar que, al menos en lo económico, su fichaje es una inversión rentable. Y a la vista de lo sucedido, así parece. Veamos.

La llegada de Pep Guardiola al fútbol alemán y concretamente al Bayern de Munich fue portada en el día de ayer en los diarios de prácticamente todo el mundo. Boletines de noticias, prensa escrita y medios digitales tenían como una de sus principales noticias el fichaje del catalán por el club bávaro. La repercusión mediática ha sido impresionante. Así, sólo en España, tan sólo diez minutos después de conocerse la noticia, su fichaje ya era trending topic. Y a este ‘primer título’ es al que se agarran los defensores del fichaje del entrenador por el Bayern: la expectación creada con la noticia del fichaje ha logrado una exposición para el Bayern y la marca ‘Bayern’ que difícilmente podría ser pagada de otra manera. Raro es que alguien, en cualquier parte del mundo dentro del planeta fútbol, ignore ahora a la marca ‘Bayern’ como una de las más explendorosas gracias a la llegada de Guardiola. Y no es sólo que su llegada al club aumente ese esplendor, que también, sino que la misma ha provocado que el planeta fútbol identifique al Bayern con un estilo exitoso de hacer las cosas, alejado de las grandes estridencias de jeques con supercheques que abocan a los clubes, a la larga, a un endeudamiento casi endémico y enfermizo.

Esa exposición de la marca ‘Bayern’ repercutirá, de manera incontestable, a corto y medio plazo, en las arcas del club, que duda cabe. Por de pronto, ese elitista grupo de 26 patrocinadores que conforman el portfolio de sponsors del club, verá como el número de peticiones de empresas interesadas en ingresar al mismo se incrementará notablemente, lo que traducido en términos de oferta y demanda, implicará unos mayores ingresos a recibir por el club en base a estos conceptos o incluso derivará, por qué no, hacia una renegociación de las cantidades a percibir con las empresas que ya integran esa lista.

Por lo tanto, es incuestionable desde un punto de vista objetivo, que el golpe de efecto dado por el Bayern con su fichaje que duda cabe que ha supuesto una ‘colocación’ en lo alto del planeta fútbol de la marca ‘Bayern’.

El Bayern, pues, ya tiene su primer gran éxito con Guardiola como entrenador. Todo un acierto.