El Balón de Oro de FIFA, de France Football… y de adidas

0
Portada de FIFA para los candidatos al Balón de Oro
  • La última elección de los tres aspirantes al Balón de Oro de la FIFA deja al aire la enorme influencia que adidas ejerce sobre los organizadores, al ocultar la camiseta del FC Barcelona en la imagen promocional de los seleccionados

Hace tan sólo unos días, el pasado lunes, los dos organizadores de uno de los trofeos a nivel individual más prestigiosos dentro del mundo del fútbol, el Balón de Oro, anunciaban a bombo y platillo la terna de finalistas elegidos de entre los 23 seleccionados iniciales que lucharían, de manera definitiva, por hacerse con el Balón de Oro. Y el sólo anuncio oficial ya nos dejó bien a las claras que el citado trofeo es mucho más que un mero reconocimiento deportivo: es un trofeo con un claro valor desde el punto de vista del marketing.

El Balón de Oro de FIFA, France Football… y adidas

La atención de los medios de comunicación, principalmente los deportivos, el pasado lunes estaba centrada en dicho momento: cuando los organizadores del Balón de Oro, a la sazón FIFA y France Football, anunciaran los tres jugadores elegidos para disputarse, el próximo 12 de enero, uno de los trofeos más importantes a nivel individual del mundo.

Sin embargo, la sóla imagen promocional con la que FIFA y France Football anunciaron quiénes serían los tres finalistas ya dio una imagen de que, en dicha concesión, hay un tercer organizador (en la sombra si se quiere): la multinacional alemana adidas.

Los organizadores visten a Messi de Argentina

Mientras en la totalidad de la prensa deportiva especializada anunciaban a bombo y platillo el nombre de los tres finalistas, el argentino Leo Messi, el portugués Cristiano Ronaldo y el que parece un invitado de lujo a una nueva final entre el barcelonista y el madridista, el alemán Manuel Neuer, en Marketing Deportivo MD tratábamos de extraer las conclusiones de dicha elección desde el punto de vista del marketing deportivo. Y una de las más claras que pudimos conseguir, es, sin lugar a dudas, que dicho trofeo no tiene exclusivamente dos organizadores. Existe otro, y muy importante, aunque éste no está visible como tal de manera oficial.

Mientras medios de comunicación ilustraban la noticia de los tres finalistas con el montaje aportado por la organización, en Marketing Deportivo MD ya señalábamos una circunstancia excepcional que pasó para la inmensa mayoría desapercibida: mientras Cristiano Ronaldo y Manuel Neuer vestían los colores de sus respectivos equipos, Real Madrid y Bayern de Munich, ambos equipados por adidas, en el caso del argentino Leo Messi la organización había optado por equiparlo con los colores de Argentina, su selección nacional, también vestida por adidas, en lugar de los colores azulgrana de su club, el FC Barcelona. ¿Por qué?

Sin rastro visible de Nike

La respuesta parece obvia a todas luces. En un mundo tan sumamente profesionalizado como la industria del deporte, donde ningún detalle se deja suelto al libre albedrío del azar o del caprichoso destino, la decisión de mostrar una imagen de Messi con los colores de Argentina era clara: ocultar en la medida de lo posible a la gran rival de la marca alemana, la multinacional norteamericana Nike, que viste al FC Barcelona.

Se demostraba con ello como, aunque la imparcialidad trata de ser el patrón gobernante dentro de premios como éste, a nivel de mediaticidad, la guerra entre las marcas lleva el bastón de mando, y aunque a la hora de decidir el galardonado no sea verdaderamente decisivo la marca (o no debería) para la que ejerce el mismo funciones de embajador, a nivel de promoción y publicidad de la gala, el trofeo y todo lo que acontece a la elección en sí misma sí que parece ser un elemento determinante.

El hecho de ocultar a la camiseta del Barça y, por ende, el logotipo de Nike, no viene más que a certificar que los millones que abona adidas a FIFA por ser uno de sus principales patrocinadores hasta el Mundial del año 2030 tienen sus contraprestaciones por parte del máximo organismo, aunque sea a través en principo de acciones tan irrevelantes para la inmensa mayoría de aficionados como la que hoy nos ocupa, aunque sumamente importantes para un sector como el del marketing deportivo, donde como decimos, todo está perfectamente calculado y estudiado. La no presencia de la camiseta del Barça es más que evidente que supondrá a la compañía norteamericana una importante pérdida en cuanto a exposición mediática se refiere, algo que dentro de este mundo supone dinero, mucho, mucho dinero.