El atletismo británico teme una caída brutal en los ingresos por patrocinadores

0

Aunque la participación de los atletas británicos en los exitosos Juegos Olímpicos de Londres 2012 puede catalogarse como bastante satisfactoria, las expectativas que desde la Federación Británica de Atletismo tienen para con sus potenciales patrocinadores y los ingresos procedentes de los mismos de cara a los siguientes Juegos Olímpicos de Río 2016 son más bien preocupantes.

Así lo han manifestado fuentes de la propia Federación que ven, con preocupación, como el enorme hueco dejado por la compañía Aviva, vinculada durante catorce largos años con el atletismo de las islas en un megacontrato en virtud del cual abonaba casi 10 millones de libras a la entidad por cada uno de los últimos cinco años en los que estuvo a su lado, será difícil de ocupar, sobre todo en el aspecto económico.

La relación con la marca saliente se inició allá por el año 1998 y, sorpresivamente, se le puso punto y final nada más finalizar los Juegos Olímpicos de Londres 2012, en una decisión innegociable por parte de la marca, que daba por finalizada de este modo su aventura atlética.

A partir de este momento, desde la Federación se aprovechó esta situación para ubicarla como una nueva oportunidad en la forma de renegociar sus contratos con los patrocinadores. Así, se optó por un cambio de estrategia en cuanto a la negociación de los mismos que permitiera la llegada, en lugar de un único gran sponsor, de varios sponsors que aportaran más dinero para las arcas.

Sin embargo, la situación y el devenir de los acontecimientos no han logrado satisfacer plenamente las expectativas creadas con esta nueva estrategia dentro de la Federación, hasta el punto de que, a pesar de tener casi cerradas las operaciones por las que se incorporarían hasta cinco nuevos sponsors que tratarían de ocupar ese hueco dejado por Aviva y en base a esa nueva estrategia de diversificar las marcas que patrocinarían a la Federación, el resultado no es del todo positivo, toda vez que las cifras que se han logrado acordar con los mismos, la suma de ellas, no llega, con mucho, a lo que Aviva aportaba ella sóla anualmente.

Desde la propia Federación ven con enorme preocupación este hecho y ya están comenzando a surgir en el entorno voces discrepantes que difieren de la nueva estrategia adoptada por el organismo de abrir la sponsorización a más de un sólo sponsor.