El acuerdo con Nike le juega una mala pasada a Brasil para la Confederaciones

0

Pocas veces un acuerdo de patrocinio en exclusividad como el que tiene la firma norteamericana Nike con la selección de Brasil ha podido perjudicar tanto a una selección de cara a una competición, la Copa Confederaciones.

Mañana sábado tendrá lugar el pistoletazo de salida a una competición que, cada cuatro años, precede al Mundial de Fútbol a celebrar el año siguiente y que sirve, en la mayor parte de los casos, de banco de pruebas para selecciones y organizadores. Sin embargo, el prestigio de la misma ha ido creciendo con los años y a día de hoy, las selecciones que en ella participan ponen todo su esmero por lograr el novedoso trofeo.

La presente edición se celebrará en Brasil como preludio a la organización que el país sudamericano llevará a cabo del próximo Mundial del año 2014. Y lo que en principio debería ser un factor favorable para la canarinha, disputar el encuentro en suelo patrio, con todo lo que ello conlleva de respaldo de sus seguidores, se está convirtiendo en un pequeño (sólo el torneo dirá si ha sido decisivo o no) lastre que proviene de uno de los sponsors principales de la CBF, la firma norteamericana Nike.

En el año 2006, la compañía con sede en Oregon firmó un nuevo acuerdo que prolongaba su relación con la Confederación Brasileña de Fútbol hasta el año 2018. De este modo, Nike se garantizaba patrocinar en exclusividad a la selección anfitriona del Mundial del año 2014 y una de las principales candidatas para alzarse en cada torneo que se celebra con el título de Campeón del Mundo. A cambio de este privilegio, Nike se comprometía a aportar 12 millones de dólares al año, cantidad que se incrementaría de manera directa en otros 6 millones por cada título mundial que en este periodo lograra alcanzar la Selección Brasileña, esto es, si tenemos en cuenta que en el mismo se celebrarán un total de 4 Mundiales FIFA, la CBF podía lograr un plus máximo de hasta 24 millones de dólares en el caso de alzarse con los cuatro campeonatos (en los dos celebrados hasta el momento, 2006 y 2010, los brasileños no han logrado hacerse con el torneo).

Como contrapartida, la CBF se comprometía a utilizar en exclusividad los productos de Nike, no sólo en los encuentros oficiales, sino además en los entrenamientos de las diferentes selecciones. Y ello implicaba, como dato curioso, que incluso la pelota fuera Nike en las sesiones de entrenamiento que organizara el seleccionador nacional de turno.

Ahora, ese contrato puede estar jugando en contra de la Selección carioca. Y es que, a apenas un día del inicio del torneo, la selección brasileña apenas ha podido disputar un entrenamiento con la pelota oficial del torneo debido a que la misma es de la marca rival de Nike, la firma alemana adidas, uno de los principales sponsors de la FIFA. Y si bien Nike podría haber tenido alguna consideración o flexibilidad con Brasil en caso de haberse tratado de otra marca con esa obligatoriedad del contrato que le une a la CBF de utilizar productos Nike en los entrenamientos, tratándose de la marca alemana, los norteamericanos no han sido tan flexibles en las peticiones de la CBF al respecto.

Así, hasta el pasado martes los seleccionados brasileños no pudieron palpar el tacto del Cafusa, el balón adidas con el que se disputará el torneo, una pelota que, según han reconocido varios internacionales brasileños, requiere un periodo de adaptación previa toda vez que su tacto, golpeo y sensaciones son muy diferentes a las que tienen con las pelotas Nike con las que entrenan.

Sin embargo, las peticiones de varios jugadores de permitirles entrenar más tiempo con el balón adidas han caído en saco roto tan sólo algunos ejercicios con los porteros han gozado de la presencia del balón alemán.

Como muchos dicen, es el peaje que la CBF tiene que pagar por un contrato de 12 millones de dólares. anuales.


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/06/13/1498875/confederaciones-pelota-desventaja.html#storylink=cpy