El acuerdo con el Inter complica el futuro de Nike en la Juventus

0

Dos situaciones muy parecidas, dos contratos casi iguales, un mismo sponsor técnico y dos maneras de resolución completamente diferente. La renovación del Inter de Milan con la firma norteamericana Nike vaticina los problemas existentes entre la marca y el conjunto juventino a la hora de afrontar la renovación del contrato que une a ambas partes.

La noticia adelantada en el día de ayer aquí en MD de la renovación del Inter de Milán con la firma norteamericana Nike durante los próximos once años a razón de 18 millones de euros anuales, prolongando un contrato que no expiraba hasta el año 2016, ha puesto de manifiesto los enormes problemas y dificultades que la marca norteamericana tiene para llegar al mismo tipo de acuerdo con otro conjunto transalpino, la Juventus de Turín, escuadra a la que patrocina desde la temporada 2003/2004.

Hace algunas semanas os traíamos en primicia la posibilidad de que uno de los clubes históricos de Nike en Italia, la Juventus de Turín, abandonara el club bianconero a finales de la presente temporada, a pesar de tener otro año más de contrato, por las desavenencias que se han presentado en las negociaciones entre club y marca. Las discrepancias surgen, sobre todo, a la hora de afrontar el tema de la cuantía económica que la firma de Oregon debe abonar anualmente a la Juventus por ser su sponsor técnico, una cifra que la Juve estima bastante alejada de los casi 16 millones de euros que recibe anualmente.

Así las cosas, y a pesar de que el contrato que une a las partes no concluye hasta el año 2015, la Juventus adelantábamos entonces que estaría interesada en abrir este apartado a otras posibles marcas interesadas, sobre todo después de conocer las astronómicas cifras que marcas como Puma o Warrior están abonando en el fútbol inglés por la sponsorización técnica de clubes como el Arsenal o el Liverpool.

De este modo, la facilidad con que Nike e Inter han llegado a un acuerdo para la renovación de un contrato que no expiraba hasta el año 2016, un año antes que el de la Juve, es decir, a tres temporadas vistas de su conclusión, la extensión del contrato y el montante económico acordado, hacen presagiar que los rumores que amenazaban con desposeer a Nike de uno de sus puntales en el fútbol italiano van tomando, cada vez, mayores signos de realidad, pues a pesar de que el contrato con la Juventus finalizaba un año antes, los movimientos orientados hacia la renovación no han dado los frutos, al menos de manera tan ágil y rápida, como ha sucedido en el Inter. Además, el hecho de que el montante que recibirá el Inter, 18 millones de euros anuales, supere con creces lo que recibe el actual campeón de la Serie A italiana, no ha facilitado mucho las cosas a la hora de suavizar las relaciones.

La Juve pretende conseguir un contrato adecuado a su caché deportivo y estima que lo que percibe actualmente de Nike y lo que la firma le ha asegurado que puede ofrecerle dista mucho de lo que otras compañías estarían dispuestas a abonar al campeón italiano. En la Juve lo saben. Son conocedores de su enorme potencial y, además, juegan con la enorme dispersión reinante en el fútbol italiano en cuanto a sponsors técnicos se refiere, siendo una de las grandes ligas europeas, quizás la que más, donde el dominio de esta o aquella marca en lo que se refiere a sponsorización técnica queda más difuminada, y donde cohabitan hasta once marcas comerciales patrocinando a los 20 equipos de la Serie A.

En este río revuelto pretende pescar adidas, que sólamente cuenta en Italia con un representante, el AC Milan, al que abona 20 millones de euros anuales, cifra que estaría dispuesta a abonar a la Juve, e incluso algo más, para conseguir que la Vecchia Signora pase a engrosar la lista de equipos adidas en el fútbol italiano, donde claramente lleva desventaja con respecto a su gran rival Nike, que cuenta con clubes como el Inter de Milán o la AS Roma  a partir de la temporada que viene, pero que también está muy por detrás de otras firmas con no tanto nombre a nivel internacional como pueden ser Legea, Gigova, Macron o incluso Errea.

La llegada de adidas a la Juventus de Turín paliaría de algún modo este déficit de clubes con el que la marca alemana pervive en Italia a la par que asestaría un duro golpe a su gran rival Nike. Uno de los grandes obstáculos, sin embargo, que está encontrando la Juventus a la hora de acceder a adidas es la exigencia de la firma alemana de estar presente en el equipo turinés al término de la presente campaña, con el objetivo de coincidir su debut en la Juve con el debut de Nike en la AS Roma y eclipsar, en cierto modo, el desembarco de la firma de Oregon en el conjunto de la capital de Italia. Al respecto, adidas ya ha realizado algunos movimientos en clubes como la Lazio, que presumiblemente abandonzaría Macron para vestir adidas a partir ya de la próxima temporada y en cuyas negociaciones se encuentran actualmente enfrascados a pesar de que la Lazio firmó con Macron a finales de la temporada pasada por cinco años, a razón de 3 millones de euros anuales.

Sin embargo, la firma alemana no debe confiarse puesto que otras firmas de “nuevo ingreso” en el mundo del fútbol, como puede ser Warrior, estaría dispuesta a ocupar el sitio que actualmente ostenta Nike, aportando una cifra que la Juventus consideraría bastante ajustada a sus exigencias y que, sobre todo, estaría dispuesta a esperar a la conclusión del contrato de la Juve con Nike, con lo que el conjunto de Turín se quitaría un peso de encima frente a la presión de adidas para desembarcar ya la próxima temporada, aunque con todo ello, complicaría aún más el panorama de sponsors técnicos en el fútbol italiano. Sí, mucho más de lo que ya lo está.