Dunga quiere expulsar el marketing de la canarinha

0
Neymar
Para Time, Neymar es el futbolista más influyente del planeta
Neymar con gorra publicitaria en rueda de prensa en Brasil 2014
  • El nuevo seleccionador brasileño quiere desterrar el marketing de las concentraciones y que el futbolista sólo piense en fútbol

La llegada del nuevo seleccionador brasileño, Dunga, envuelta en una seria polémica tras la decisión dada a conocer por la propia CBF de encomendar al ex jugador una nueva segunda etapa en la canarinha, y donde el grueso de los aficionados rechazaron tal decisión, va camino de convertirse en un serio problema en Brasil y no sólo con los aficionados.

El fútbol, por encima del marketing

Dunga ofreció una entrevista a un canal brasileño en el que daba sus primeras impresiones en su vuelta al puesto de máximo responsable de la canarinha, unas manifestaciones que a buen seguro van a levantar ampollas, sobre todo, entre determinados futbolistas. Pero si hay alguno en el que pueda centrarse este posible motivo de enojo ese no es otro que el de la gran estrella del fútbol brasileño en la actualidad, Neymar.

El delantero del FC Barcelona, después de ser elogiado por Dunga y designado como uno de los elegidos a buen seguro para los Juegos Olímpicos de Río de 2016, fue veladamente criticado por el nuevo seleccionador, dando a entender que está más pendiente de sus asuntos extradeportivos y vinculados con el mundo del marketing de lo que pasa en el propio terreno de juego.

Así, Dunga fue raudo y tajante a la hora de afirmar que no permitirá actos como que en una rueda de prensa los jugadores aparezcan luciendo gorras de ésta o aquélla marca, en clara alusión a la actuación del jugador brasileño, que durante Brasil 2014 acudía a las citadas ruedas de prensa con gorras de sus patrocinadores.

Dunga considera este simple gesto como un acto de desconcentración en la mentalidad del jugador, un resquicio por el que se cuelan aspectos que desvían la atención del jugador hacia lo verdaderamente importante: su rendimiento en el terreno de juego: “El foco mayor tiene que ser la selección brasileña. Cuando se va a dar una rueda de prensa hay que darla con el gorrito de la ‘Seleçao”, reiteró el entrenador.

Neymar, mitad fútbol, mitad marketing

Esta decisión va a costar y mucho de ser asumida por Neymar, uno de los principales reclamos para las firmas y casas comerciales, y uno de los jugadores más comprometidos a la hora de poner en marcha fuera, pero también dentro de los terrenos de juego (aspecto éste por el que ha sido duramente criticado antes y después del Mundial de Brasil 2014), acciones de marketing con sus patrocinadores personales, algo que ha llevado a exasperar a la prensa y medios de comunicación brasileño y a los propios aficionados, además de poner en tela de juicio la objetividad de organismos como FIFA a la hora de velar por el cumplimiento de sus normas respecto a la puesta en práctica del temido pero admirado ambush marketing.

Dunga llega fuerte al banquillo de la canarinha y no parece dispuesto a que nada ni nadie desvele el único pensamiento que tiene que gobernar en el futbolista durante la competición: el fútbol. Y para ello, no dudará en desterrar el marketing (o al menos intentarlo) de las concentraciones de los brasileños.