Demanda a Nike tras ser condenado a 100 años de prisión

0

Muy probablemente, la demanda a la que debe enfrentarse la multinacional norteamericana Nike en una corte del Condado de Multnomah sea la más subrrealista a la que jamás haya tenido que hacer frente.

Los gabinetes de abodados de las grandes multinacionales, en este caso de las grandes firmas de ropa deportiva como pueden ser Nike o adidas, están más que habituados a tener que defender a sus clientes en los juicios a los que tienen que acudir por muy diversos motivos: ruptura de contratos con embajadores o patrocinados; violación de normas de patente; etc… Pero el caso al que tendrán que hacer frente el equipo jurídico de la multinacional Nike, por sorprendente que parezca, muy probablemente supere los juicios y demandas más ridículas y absurdas a las que se hayan tenido que enfrentar.

Sirgiorgiro Clardy es un proxeneta estadounidense que hace poco fue condenado por un tribunal norteamericano por propinar una severa paliza a un cliente de una de las prostitutas que explotaba sexualmente al no querer el mismo abonar los servicios de la emeretriz de Clardy. Igualmente, ella, ante la locura de Clardy, también recibió un castigo más que importante en forma de golpes.

El delincuente, tras la denuncia del afectado, fue detenido y juzgado, siendo condenado posteriormente a una condena de 100 años de prisión por la paliza propinada tanto a ese cliente anónimo como a la chica que tenía explotada.

Hasta aquí no encontraríamos relativamente novedades en relación con otros juicios similares. Y la figura de Nike no tiene por donde cogerse. Sin embargo, la noticia ha saltado cuando el abogado defensor de Clardy ha anunciado que su cliente a interpuesto ante la corte del Condado de Multnomah una demanda contra la multinacional norteamericana Nike que asciende a 100.000.000 de dólares en compensación por no advertir, en sus productos y en los de sus zapatillas Nike Air Jordan, la advertencia de que las mismas podían ser utilizadas como arma peligrosa.

Clardy propinó el severo castigo a ambos afectados en base a golpe y patadas, cundo calzaba unas Nike Air Jordan, lo que provocó importantes daños a la chica y graves lesiones al cliente, que necesito de puntos de sutura y de reconstrucción estética de su nariz.

Lo más curioso del caso es que, lejos de rayar el absurdo, el tribunal en cuestión ha admitido a tramite esa demanda por lo que serán ahora los abogados de la multinacional los que tengan que demostrar que, el requerimiento de Clardy, es una petición más que absurda.