De maldiciones y de imagen

0

Mientras las grandes organizaciones deportivas intentan encontrar soluciones al problema de cómo terminar la temporada, existen otras cuestiones en la industria del marketing deportivo que nos vienen a demostrar como absolutamente todo tiene unas consecuencias dentro de este mercado.

Casi al mismo tiempo que la NFL comunica que su Draft 2020 se mantendrá en las fechas previstas pero se llevará a cabo, por primera vez en la historia, desde los domicilios particulares, en la Premier se afanan por encontrar una solución a la actual temporada presionados, como ocurre en los Estados Unidos, por el primer ministro británico en el intento de éste último por recuperar cuanto antes la normalidad de los eventos deportivos, una propuesta que ha recibido no pocas críticas por parte de muchos sectores británicos.

Y mientras, dos noticias que ponen muy a las claras como cualquier pequeño detalle tiene repercusión en esta industria. Por un lado, la ya conocida como Maldición de Toronto, una superstición que pone en jaque a cualquier gran liga estadounidense que en la temporada anterior haya visto triunfar hasta lo más alto a una franquicia canadiense, con lo que ello tiene de repercusión a nivel de patrocinio y sponsors en las propias franquicias.

La otra, como algo tan aparentemente sin importancia como un simple corte de pelo puede llegar a generar unas pérdidas de más de un millón de dólares en concepto de imagen a un deportista.

Ambas, simplemente dos muestras de cómo en la industria del marketing deportivo todo tiene su explicación y su consecuencia. Una industria donde tienen cabida desde maldiciones hasta cortes de pelos y donde todo es cuantificable desde el punto de vista económico.

www.marketingdeportivomd.com