¿Crisis? ¿Qué Crisis? Si se cumplen los pronósticos, España pagará casi 900.000 euros por las medallas

0

¿Cuánto vale una medalla olímpica en estos tiempos de crisis? Pues todo depende del punto de vista desde el que se mire y, sobre todo, del país con el que se obtenga.

Así, a día de hoy ya conocemos cual es el precio de las medallas olímpicas en la mayor parte de los países que tendrán representantes en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Y la cuestión no es baladí para nada. Sobre todo en estos tiempos de crisis. Lo que si está bastante claro es que la política “de premios” es muy diferente según el país en el que nos encontremos.

Todo el mundo conoce que los deportistas olímpicos que tengan la fortuna, gracias a su trabajo, preparación y constancia, de obtener una medalla olímpica, a parte del logro deportivo, logran por parte de sus Comités Nacionales una retribución económica en forma de premio más o menos importante. Y en casi todos los países, hay diferentes formas de catalogar esos metales, con un patrón común en la mayoría: depende obviamente del metal de la medalla conseguida, y depende también del número de participantes en esa disciplina. Así, los deportistas que se alzan con el oro en una categoría individual, por ejemplo el atletismo, suelen recibir un importe mayor que los que lo hacen por pareja o en grupo, por ejemplo, el baloncesto.

De este modo, cada Comité ofrece una cuantía acorde con sus necesidades, disponibilidades y pretensiones. Así, Azerbaiyán es el país que mayor recompensa económica concede por sus oros olímpicos, propiciado este hecho por las pocas posibilidades de su consecución por sus deportistas. El oro olímpico se paga a 640.000 euros. Corea del Sur, sin embargo, se sitúa en el eje opuesto al ser el país que menos dinero ofrece a sus deportistas por subirse a lo más alto del cajón: tan sólo 240 euros por metal dorado.

Y así vamos saltando de país en país con casos algunos muy curiosos. Por ejemplo,Singapur paga 575.000 euros por el oro olímpico, mientras que Estados Unidos “tan sólo” recompensa a los suyos con 20.500 euros por el primer puesto. Recompensas también apreciables son las de México o Canadá, que dan 31.000 euros y 16.250 euros respectivamente. Pero si no metemos en Europa, eje de la noticia estos meses por la enorme crisis económica que padece, en especial algunos países, como España o Italia, vemos cosas cuanto menos sorprendentes.

Por ejemplo, Francia, que ya comienza a dar síntomas de debilidad con la crisis, recompensa a sus deportistas con 50.000 euros por cada oro conseguido, mientras que Rusia lo hace con 100.000 euros. Caso especial es el del anfitrión Gran Bretaña, que no paga nada a sus deportistas por cada medalla conseguida argumentando que ese premio lo recibirán en forma de patrocinios por sus respectivos sponsors. Pero quizás los tres casos más llamativos son los de los países en el eje de la crisis económica que asola Europa: Italia, España y Alemania.

Comenzamos por Italia, uno de los países más afectados por la crisis, con un gobierno tecnócrata “impuesto” por Europa para tratar de salir de la misma, con una prima de riesgo altísima y con una deuda elevada, abona a sus deportistas con 140.000 euros por oro conquistado. Caso quizás más curioso sea aún el de España, eje neurálgico de la crisis estos días en Europa, con una prima de riesgo marcando records casi todos los días y con una crisis económica que afecta a todos las aristas de la sociedad. Pues con todo esto, el COE, abonará 94.000 euros por oro olímpico conquistado, la plata a 48.000 euros y el bronce tiene a 30.000 euros. Las cifras cambian cuando se premia un deporte de parejas o de grupo. La victoria de un deporte con dos integrantes se paga a 75.000 euros el oro, 37.000 el segundo y 25.000 por el bronce. El fútbol, baloncesto y demás deportes de equipo se pagarán a 50.000 euros para cada miembro si consiguen el oro, 29.000 la plata y 18.000 el bronce. En un intento de atajar las críticas, el presidente del COE ha defendido las mismas argumentando que no se han producido incrementos en los premios con respecto a los anteriores Juegos Olímpicos de Pekin al objeto de tener “respeto a las
circunstancias’.

Todo esto conlleva a que, si se cumplen las predicciones de medalla que se le dan a España en casi todos los estudios y análisis realizados, unas 19, tomando como referencia el último estudio del Banco Goldman Sachs (Ver Artículo en MD), el dispendio que la economía española hará en premios por medalla alcanzará casi los 900.000 euros.

Todos estos datos contrastan y bastante con la posición de Alemania, en el otro extremo de la crisis europea, que ha decidio no premiar directamente por metal conseguido sino recompensar a sus deportistas aumentándole la beca destinadas a ellos para el año siguiente a aquellos que consigan medalla en Londres.