CR7, más “marketeable” que sus rivales por el Balón de Oro

0

A falta de poco más de un mes para que la FIFA dé a conocer al nuevo ganador del Balón de Oro 2013, las casas de apuestas hacen su particular agosto con las predicciones de los aficionados acerca de qué jugador se logrará hacer, definitivamente, con el preciado galardón.

Y no sólo las casas de apuestas. Desde hace ya algunas semanas, raro es el día que no nos desayunamos con el vaticinio del medio de comunicación de turno acerca de qué jugador se llevará finalmente uno de los trofeos más mediáticos del mundo, que da a su poseedor además de prestigio, un plus añadido de cara a su rama más pecuniaria, la de los negocios con las firmas y casas comerciales.

Llegados a este punto, es bueno analizar esta visión del asunto dándole una vuelta de tuerca al mismo: no analizamos ya quién es el jugador que, por méritos deportivos (supuestamente en ello se basa la elección del vencedor del Balón de Oro) ha acumulado más durante 2013 para hacerlo merecedor del título, sino que es interesante conocer quién de los candidatos que más suenan en todas las quinielas es el que cuenta con una mayor ‘comercialización’ de su imagen o, dicho de otro modo, con un mayor interés para las firmas y casas comerciales.

Para ello, existe un índice independiente, el Celebrity DBI, que se encarga de analizar la notoriedad del jugador en cuestión junto con atributos inherentes exclusivamente a su imagen, como puede ser su atractivo, su influencia, su capacidad empática o su potencialidad comercial. El presente índice mide la percepción que tienen los consumidores acerca de más de 5.000 personalidades de diferentes ámbitos: del mundo del deporte, del espectáculo, de la política, de los negocios, etc… Lanzado en el año 2006 por una de las mayores agencias de talentos de los Estados Unidos, The Marketing Arm, el índice pretende convertirse en una herramienta de ayuda tanto para esas personalidades, que pueden conocer su capacidad comercial en base a este índice con lo que de valor añadido tiene ello a la hora de negociar sus contratos comerciales, como para las propias firmas, casas y marcas comerciales, que pueden obtener de él la información necesaria acerca de la capacidad de esa celebridad para influir en la afinidad de la marca, su influencia en la intención de compra de la marca por parte de los consumidores finales, el grado de éxito que tendría la asociación de ambas partes o simplemente seguir la evolución del valor en ese índice de una personalidad en cuestión, compararlo con otras celebridades en diferentes mercados o llegar a comprender la influencia global de esas personalidades. El Celebrity DBI analiza las personalidades de esos ámbitos en 13 países: Alemania, Argentina, Brasil, China, España, Estados Unidos, Francia, India, Italia, México, Reino Unido, Rusia y Turquía.

Teniendo en cuenta todo esto, si recurrimos al mismo para realizar una comparativa entre los principales candidatos al Balón de Oro, Cristiano Ronaldo, Leo Messi o el francés Franck Ribery, el resultado es una nueva baza a favor de la corriente que defiende que el crack luso debe alzarse con el galardón en esta edición. Así, según el Celebrity DBI, en la actualidad Cristiano Ronaldo es mucho más “marketeable” que sus grandes rivales para hacerse con el Balón de Oro, con una puntuación que alcanza casi los 80 puntos, concretamente, los 79,18 puntos, lo que da una idea del impacto de la estrella portuguesa a nivel mundial.

Siguiendo, pero a casi cuatro puntos de distancia, se encuentra el argentino Leo Messi, ganador de las últimas ediciones, con 75,58 puntos. El otro gran candidato al Balón de Oro según todas las encuestas, Franck Ribery, es un caso peculiar. Con una puntuación de 53,81 en dicho índice, el francés se alza no con la tercera posición de este peculiar ranking sino con la cuarta. En esta particular clasificación, el que muchos consideran como gran tapado en la lucha por el Balón de Oro, el sueco Zlatan Ibrahimovic, es mucho más “comerciable” tomando como referencia este índice que el propio francés.