CR7 le da al Madrid más de 5 millones de euros por publicidad en Asia

0

Septiembre del año 2013. Después de un auténtico culebrón, en el que el crack portugués del Real Madrid manifestó en más de una ocasión que se sentía triste, jugador y club llegaron a un acuerdo de renovación por el cual el Real Madrid abonaría al luso la nada despreciable cantidad de 17 millones de euros, en un contrato que se extendería hasta el año 2018, una jugada redonda para el Real Madrid, que se aseguraba de este modo la continuidad de uno de los mejores jugadores del mundo, pero también para el portugués. Y no sólo por la elevadísima cantidad de dinero que se embolsaría a partir de entonces.

Uno de los puntos claves en la renovación fue la proporción que el internacional portugués cedía al Real Madrid de sus contratos comerciales y derechos de imagen que firmara, 60%-40%. Es decir, el Real Madrid se reservaba en su primer contrato firmado el 60% de los ingresos que obtuviera el jugador por sus derechos de imagen, aunque su intención fue siempre quedarse con el 100% de lo que ingresara el luso.

Sin embargo, esa proporción siempre pareció desorbitada en la esfera de Cristiano Ronaldo. Así, Jorge Mendes, representante del jugador, a través de su empresa Gestifuse, puso como condición en la mesa de Florentino Pérez para su renovación la renegociación de ese porcentaje, lo que propició que finalmente el Real Madrid cediera y se firmara una renovación del contrato del portugués hasta el citado año 2018 con una proporción en cuanto al reparto procedente de los derechos de imagen de Cristiano Ronaldo del 50%-50%, una cifra que, como veremos, sigue reportando interesantes beneficios al Real Madrid.

Uno de los mercados más pujantes y atractivos dentro del fútbol internacional en los últimos años no es otro que el mercado asiático. Así, entidades deportivas y firmas comerciales se afanan en conseguir conquistar ese mercado a base de interesantes campañas comerciales y de no menos atractivas propuestas y estrategias que le permitan alcanzar una mayor cuota en ese mercado. No obstante, si hay un deportista que se eleva por encima de los demás, entidades y marcas deportivas incluídas, ese no es otro que el portugués del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, un auténtico filón publicitario en las tierras de Oriente. El poder y la capacidad mediática y comercial del jugador luso en el mercado asiático es un potencial que ni siquiera el brillo de los cuatro balones de oro de Messi han conseguido eclipsar.

Cristiano Ronaldo firma cada día nuevos contratos publicitarios que le reportan en la actualidad más de 10 millones de euros anuales. Uno de los últimos, el que le ha convertido en embajador de Emirates junto con Pelé para el Mundial de Brasil 2014 y del que hablábamos ayer y otro próximo a firmar que recogerá los métodos de entrenamiento del portugués, métodos que serán distribuidos a través de una aplicación para dispositivos móviles y que puede reportar a las arcas de CR7 otros dos millones de euros anuales más.

Imagen de Toyota en Asia, casualmente competencia directa de Audi, patrocinador oficial del real Madrid, de Herbalife, Clear Men o Kentycky Friend Chicken, Cristiano Ronaldo es una de las estrellas del continente asiático, capaz de despertar pasiones aunque sólo sean en spots y campañas publicitarias, algo que las marcas reconocen y motivo por el que suspiran por tener al portugués al lado como embajador de las mismas que les abra las puertas de un mercado por explotar.

Pero si CR7 es feliz con su potencial mediático y comercial en Asia, no menos lo es el Real Madrid. Los más de 10 millones de euros que sólo en Asia es capaz de generar en contratos comerciales y derechos de imagen el internacional portugués del Real Madrid, le reportan al club blanco unos más que interesantes beneficios que rondan casi los 6 millones de euros al año, una cuantía para nada despreciable y que supone un importante apoyo económico a la tesorería del club.

Florentino Pérez era y es consciente del poder comercial del portugués. Por eso no dudó ni un instante a la hora de darle 17 millones de euros al año o ceder un 10% más en su porcentaje de participación en los ingresos procedentes de los derechos de imagen del jugador. Pérez sabía que aún así Cristiano Ronaldo es rentable. Y a las pruebas se remite. Sólo en Asia consigue casi 6 millones de euros para el club blanco. Todo un record. Todo un filón aún por explotar. Todavía más.