Collins, un diamante por explotar… comercialmente

0

Ha sido quizás uno de los nombres más mediáticos, no ajeno a la polémica, dentro de la NBA en el último año. Sobre todo desde que anunció, a sus 34 años, su salida del armario, declarándose el primer jugador homosexual en activo de una de las consideradas grandes ligas de deporte profesional norteamericana.

A partir de ahí, la polémica ha estado unida a su éxito más fuera de las canchas que dentro de ellas. El hecho de autodeclararse homosexual aún estando en activo provocó una riada de declaraciones y manifestaciones, unas a favor y otras criticando una mera comercialización de tal condición que ha estado acompañando a Collins desde entonces.

Sin embargo, la finalización de la pasada temporada coincidió con un olvido casi generalizado por parte de los directivos de las franquicias a la hora de valorar la incorporación del jugador a su equipo, algo que provocó que Collins no tuviera equipo hasta hace tan sólo unos días. Esta falta de ofertas, por muchos consideradas como normal para un jugador de casi 35 años donde sus números no han sido nunca un elemento relevante durante toda su carrera, fue el arma ideal para todos aquellos que consideraban que con la ausencia de las mismas, de las ofertas, quedaba más que demostrado la homofóbica actitud de la NBA además de la hipocresía de la sociedad norteamericana en general, y del deporte USA en particular, al respecto.

Pero hace tan sólo unos días los medios de comunicación de todo el mundo se hacían eco de la noticia: el primer jugador en activo declarado públicamente gay había sido fichado por los Brooklyn Nets, un contrato de 10 días para contribuir con su juego al equipo de Jason Kidd. Sin embargo, esta corta vinculación ha sido más que suficiente para demostrar a los Nets (y al resto de franquicias de la NBA) del enorme diamante por explotar, al menos comercialmente hablando, que tienen en sus manos con Collins. Así, Collins fue el pasado martes, según informa la propia NBA, el jugador del que más camisetas se vendieron en esa jornada, un auténtico hecho a destacar dada las circunstancias especiales que rodean al jugador vaya donde vaya. Pero además, los Nets estuvieron abriendo portadas de medios de comunicación con el anuncio del fichaje de su nuevo jugador, una exposición mediática que ya ha rentabilizado y con creces la inversión que ha supuesto el fichaje de Collins.

Collins acaba contrato con los Nets en unos días. Sin embargo, el enorme interés que genera en las firmas y casas comerciales además de en los aficionados por razones por todos conocidas, será un elemento muy a tener en cuenta por los propios Nets, en el caso de tener interés en renovarlo, o de cualquier otra franquicia que pretenda incorporarlo a sus filas.