Coe admite que el mayor reto de los JJOO fue la seguridad

0

Superar el enorme trastorno que ocasionó al Comité Organizador el anuncio de la empresa concesionaria encargada de la seguridad durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012 ha sido, con diferencia, la mayor preocupación a la que ha tenido que enfrentarse Sebastian Coe como Presidente de dicho Comité Organizador.

Así lo ha señalado recientemente el propio Coe en una exposición de lo que ha sido su balance final de los Juegos. Como todos recordaréis, a tan sólo unos días vista del inicio de los Juegos, G4S, la empresa encargada de la seguridad de los mismos, hizo público su imposibilidad material de poder llevar a buen puerto su empresa, poniendo de manifiesto su incapacidad para proporcionar el número de vigilantes requeridos que garantizara un correcto desenvolvimiento de los Juegos.

De esta manera, el Gobierno británico se vio obligado a comprometerse a aportar más de 3.500 efectivos militares para tratar de llenar el vacío provocado por G4S, efectivos que tuvieron incluso que ser reclamados de misiones británicas en el exterior. El anuncio de G4S se produjo después de ser la adjudicataria de un contrato de más de 300 millones de euros para proporcionar unos 10.500 efectivos para garantizar la seguridad de los Juegos, aunque finalmente, tan sólo 4.000 guardias fueron finalmente instruidos para tal efecto. Después de aquel anuncio, el LOCOG ordenó dejar de abonar las partes acordadas en el contrato. Hasta ese momento, G4S ya había recibido unos 115 millones de euros. A partir de entonces, el LOCOG puso en marcha toda su maquinaria legal para exigir a G4S las indemnizaciones correspondientes por incumplimiento de los términos del contrato.