Coca Cola tiene un “plan B” para Brasil

0

La Copa del Mundo de Brasil está a la vuelta de la esquina. Y todas las partes interesadas en el torneo se prestan a presentar y preparar sus mejores galas para cuando llegue el ansiado momento del pitido inicial. FIFA, organizadores brasileños, selecciones participantes y, sobre todo, patrocinadores y sponsors, los oficiales a través de costosas y estudiadas campañas y estrategias de marketing, y los unofficial partners, a través de no menos laboriosas e ingeniosas iniciativas de ambush marketing.

Sin embargo, en todo este frenesí de presentaciones y lanzamientos de campañas, existe un gran temor en los patrocinadores, sobre todos los oficiales, a que se repitan los altercados, manifestaciones y actos violentos que tuvieron lugar como señal de protesta durante la pasada Copa Confederaciones, un evento que dejó muy dañada la imagen del país organizador, Brasil, la de la FIFA y, por extensión, la propia de los patrocinadores oficiales.

Pero mientras la mayoría de patrocinadores y resto de partes interesadas en el evento rezan para que dichos altercados no vuelvan a tener lugar, ante la más que real posibilidad de que los mismos vuelvan a tener reflejo durante la Copa del Mundo (de hecho ya están siendo avisados todos por los propios manifestantes), otras compañías, como la multinacional Coca Cola, ha anunciado elaboración de planes alternativos a su campaña oficial que permitan ajustar la misma a la situación real que se viva en Brasil durante el evento y tratar con ello de suavizar el tono festivo de dicha campaña para minusvalorar el hecho de que la misma pudiera convertirse en un elemento ofensivo para la indignada población brasileña.

Así, este Plan B de la compañía pasa por adecuar su estrategia de marketing a la posibilidad de que pudieran darse nuevamenete esas manifestaciones, convirtiéndose el mismo, dicho Plan B, en la herramienta perfecta que permita al gigante de los refrescos reaccionar rápidamente y tratar de reflejar con el mismo el ánimo del país anfitrión.

El Mundial puede una oportunidad única de contar una historia feliz, la de un país que disfruta con un evento como una Copa del Mundo. Pero también puede ser un reflejo para contar una historia de quejas y preocupaciones que tiene la población sobre la marcha del país“, ha señalado Joe Tripodi, vicepresidente ejecutivo de Coca Cola.

Coca Cola tiene una primera prueba de fuego este mismo mes. A Brasil llega la Gira del Trofeo de la Copa del Mundo, una gira patrocinada precisamente por la marca de refrescos y que durante seis semanas llevará el Trofeo por diversas ciudades brsaileñas.

La compañía espera que la misma discurra sin grandes sobresaltos. Pero son conocedores de que el riesgo a que se vuelvan a repetir los altercados de la Copa Confederciones están ahí, muy presentes, y por eso quieren tener preparados los planes de contingencia necesarios para hacer frente a cualquier situación.

“Y si pasan esas cosas otras vez, tienes que ser listo y tener preparados esos planes porque quizás tengas que cambiar el tono de tu campaña para asegurarte que tu mensaje refleja verdaderamente el ambiente de un país en particular”, señaló Tripodi que no dio detalles por otro lado de esos cambios de estrategia previstos.

Coca Cola lleva patrocinando a la FIFA desde el año 1978, aunque es una marca que ha estado presente en los estadios del Mundial desde el año 1950, precisamente, la última vez que el torneo viajó hasta Brasil como sede.