Chevrolet no seguirá con la Confederación Brasileña de Fútbol

0
Chevrolet
Chevrolet se marcha de la CBF
  • La firma automovilística ha puesto punto y final a su relación con la Confederación Brasileña de Fútbol, dejando de ser su patrocinador principal y abandonando, igualmente, el patrocinio principal del Brasileirao.

Oficialmente, todo se debe a un cambio de estrategia de la multinacional automovilística. Chevrolet ha considerado que su objetivo fundamental a partir de ahora para la expansión de su marca en el mercado sudamericano pasa por otros derroteros alejados del mundo del deporte.

Un año antes

Sin embargo, no todo está lo suficientemente claro en esta sorprendente decisión de la multinacional norteamericana. Y decimos sorprendente porque recordemos que en marzo del año pasado la firma estadounidense renovó por dos años más, hasta el Mundial de Rusia 2018, el acuerdo que le unía con la Confederación Brasileña de Fútbol.

El acuerdo de renovación ya llamó en su momento poderosamente la atención puesto que se producía en un momento en el que la mayor parte de los principales patrocinadores del organismo brasileño se batían en retirada como consecuencia de los escándalos de corrupción que salpicaban a la Confederación Brasileña de Fútbol.


[rad_rapidology_inline optin_id=optin_2]


La corrupción como telón de fondo

Pero si entonces ya llamó la atención ese apoyo a la CBF en plena crisis de los escándalos de corrupción en forma de nuevo patrocinio, más si cabe lo hace ahora que se rompe casi un año antes de su finalización y apenas dos meses después de que Brasil garantizara su clasificación para el próximo Mundial de Rusia del año 2018.

A pesar de los argumentos dados por la compañía, lo improvisado de su ruptura y la falta de coherencia con el hecho de que hace tan sólo doce meses la marca decidiera renovar por dos años y ahora pretenda dar un giro a su estrategia de expansión, hace pensar a los expertos que se debe más que nada a un temor de la compañía a que esos escándalos de corrupción puedan acabar, finalmente, afectando a la imagen de la marca, algo que han pretendido evitar a toda costa.