Chevrolet, molesta con el desplante de los Diablos Rojos

1
  • Chevrolet ve con preocupación como los jugadores del United prefieren vehículos de marcas rivales como Mercedes, Range Rover o Porsche, a los facilitados por la entidad norteamericana para su libre disposición. La compañía norteamericana aporta al año alrededor de 62 millones de euros al club

Uno de los grandes anhelos por el que luchan hoy en día las marcas comerciales es el de poder asociar su nombre e imagen a la de los grandes clubes de fútbol y a las estrellas que lo integran. Y dentro de estos acuerdos de patrocinio, en los últimos años está adquiriendo una especial relevancia el que parece estar llamado a ser una asociación exitosa ya de por sí: fútbol, estrellas del deporte y coches.

Así, las firmas y marcas automovilísticas son uno de los sectores que más se están implicando en los últimos años en el mundo del patrocinio deportivo, tratando de unir sus marcas para convertirse en vehículos oficiales de las grandes entidades del mundo del fútbol y de los rutilantes jugadores que forman parte de sus plantillas, para lo que están dispuestas, esas firmas automovilísticas, a desembolsar ingentes sumas de dinero a cambio de adquirir dicha condición. Pero, ¿qué sucede cuando el acuerdo pasa casi a un segundo o tercer plano por cuestiones ajenas a la compañía de automóviles?

Chevrolet, molesto con el desplante de los Diablos Rojos

Es una imagen casi habitual. Jugadores de éste o aquél club, acudiendo a los entrenamientos de sus respectivos equipos a bordo del último modelo que esas compañías automovilísticas han puesto a disposición de los miembros de la plantilla para mayor mediaticidad de la marca, cuyo logotipo se muestra en medios de comunicación y redes sociales gracias a esa colaboración necesaria de los jugadores.

Pero esto que es práctica habitual, no parece serlo tanto precisamente en uno de los clubes que más ingresan no sólo ya por este tipo de patrocinio sino dentro del mundo del marketing deportivo en general. Hablamos del Manchester United y la firma norteamericana Chevrolet, que ha puesto encima de la mesa de los dirigentes del club una importante queja hacia lo que considera un quebranto absoluto de las condiciones del contrato firmado en su día por el cual Chevrolete se convirtió en vehículo oficial de Manchester United.

Los jugadores del United “pasan” de los modelos de Chevrolet

Con el inicio de la presente temporada, la firma norteamericana, al igual que hacen otras compañías rivales en otros clubes, como Audi en el Real Madrid o el FC Barcelona, presentó los vehículos que cedía a los jugadores de la primera plantilla del Manchester United, hasta 15 vehículos de dos de sus modelos más llamativos: el Camaro y el nuevo Corvette C7 Stingray.

Más en la compañía han comenzado a alzar la voz ante lo que consideran un desplante por parte de los jugadores del club, que no sólo no utilizan los modelos que Chevrolet cede de manera gratuita al club sino que, además, hacen acto de presencia a las instalaciones del club de Manchester a bordo de modelos de firmas rivales, lo que ha acabado de hacer que Chevrolet ponga el grito en el cielo ante lo que considera una situación inadmisible.

Chevrolet alcanzó un acuerdo importantísimo de patrocinio con el Manchester United en virtud del cual, y a cambio de convertirse en vehículo oficial de la entidad, la firma abonaba algo más de 62 millones de euros al año por dicho acuerdo para que ahora jugadores como Ryan Giggs (Range Rover), Marouane Fellaini (Mercedes), Wayne Rooney (Mercedes) o Robin van Persie (Porsche) hacen gala día a día de ese desplante a Chevrolet que la compañía ya se ha encargado de dar a conocer a las altas instancias del club.

La práctica no es para nada nueva dentro del Manchseter United. Al poco de firmar el acuerdo con el club que vinculaba, en el 2012, a ambas entidades aunque en la camiseta no apareciera hasta 2014, el entonces entrenador del club, Alex Ferguson prohibió rotundamente a los jugadores menores de 23 años de la primera plantilla utilizar los modelos aportados por Chevrolet para desconcierto de la entidad, que acaba de desembarcar en el club.