Casillas-Piqué: adidas/Nike

0

Ambos son excelentes futbolistas, grandísimos jugadores, un imán para las firmas y marcas comerciales y, los dos, recientemente, con el intervalo de algo menos de un año de por medio, han sido padres. Pero además, a Casillas y a Piqué les une un particular hecho que quizás muchos no hayan percatado en él.

Enero de 2013. Gerard Piqué, internacional español del FC Barcelona y una de las grandes figuras del fútbol mundial, acaba de tener su primer hijo junto a su actual pareja, la cantante Shakira. Milan Piqué Mebarak que así se llama el primer retoño del azulgrana llega al mundo acompañado de una cuenta oficial en Twitter que en apenas unos días ya contaba con más de 10.000 seguidores. Es precisamente a través de la misma donde podemos ver las primeras imágenes del bebé: una fotografía de sus pies calzados con unas zapatillas. Una imagen aparentemente inocente. Pero, ¿era así?

El revuelo que montó la imagen subida por sus progenitores puso rápidamente el debate en un asunto, más allá de las tertulias que en los programas de “cotilleo” se llevaban a cabo: de la imagen mostrada, lo más que distinguía era el enorme logotipo de la multinacional norteamericana Nike que aparecía en las zapatillas que calzaba Milan. La cuenta incluso llegó a ser suspendida en Twitter, no sabemos si por propia decisión de los padres o por este modo de hacer publicidad  a la marca Nike sin advertirlo, algo muy penado por Twitter. Lo cierto es que Nike, que tiene en Piqué a uno de sus grandes embajadores, había logrado restar protagonismo al hecho en sí de la primera imagen del bebé con esta acción.

Un año después, la “cigüeña” coge el puente aéreo para instalarse en Madrid, en el domicilio de los Casillas-Carbonero, una de las parejas más mediáticas y perseguidas por la prensa rosa española que en estos días han sido padres de un feliz retoño que responde al nombre de Martín. Tal y como hizo el azulgrana, el portero internacional del Real Madrid se ha apresurado a presentar a través de las redes sociales a su primer hijo, con una imagen que tiene un paralelismo absoluto con el del caso Piqué: en la imagen, en blanco y negro, aparece el jugador sosteniendo en brazos a su retoño que está de espaldas a la cámara. ¿Qué es lo que más destaca de toda la misma, además de Casillas con su hijo? Pues nuevamente, el logotipo de una marca comercial, en este caso adidas, de la que Casillas es uno de los principales embajadores. Así, dejando a un lado el romanticismo de la instantánea, destaca en los tonos grises de la misma el logotipo de adidas estampado en el polo del portero del Real Madrid.

En un mundo tan sumamente profesionalizado como el que nos movemos, donde a esos niveles donde se mueven ambos jugadores nada, absolutamente nada, parece ser dejado a la improvisación por las marcas comerciales que desembolsan anualmente ingentes sumas de dinero para tenerlos como embajadores, parece complicado llegar a pensar que tanto en el caso de Piqué como en el de Casillas todo haya sido fruto de la más absoluta casualidad y no de la meditada estrategia que tanto Nike como adidas hayan previsto para, llegado el caso como así ha sido, el momento de presentación en sociedad de los recién nacido y que sus respectivos logotipos aparezcan en las portadas de todos los medios de comunicación, dando la bienvenida a ambos retoños. 

Nunca llegaremos a saber si ambas imágenes son fruto de la casualidad más absoluta o, si por el contrario, los hijos de Piqué y Casillas verdaderamente llegan con un pan debajo del brazo. Lo que si es realmente llamativo y curioso es el paralelismo en ambas situaciones.