Bwin negocia con el Atlético de Madrid su incorporación al club colchonero

0

La casa de apuestas online Bwin no quiere abandonar Madrid. Al menos eso es lo que se desprende de la noticia adelanta por el diario As en la que se pone de manifiesto que la compañía se encuentra en negociaciones para convertirse, a partir de la temporada que viene, en el nuevo patrocinador principal del Atlético de Madrid, curiosamente, la temporada en la que dejará de ser sponsor principal de la camiseta de su gran rival en la ciudad, el Real Madrid, que ha sustituido a la firma por la compañía árabe Emirates.

La casa de apuestas online con sede en Austria, Bwin, considera su presencia en la capital española como un hecho estratégico de cara a los próximos años. Al menos, así se desprende de la información adelantada por el diario AS en la que se pone de manifiesto las negociaciones que al más alto nivel están llevando a cabo representantes de la firma con el Atlético de Madrid para plantear la posibilidad de incorporarse al club colchonero a partir de la temporada que viene en calidad de principal patrocinador de la entidad del Manzanares.

Se da la circunstancia de que, precisamente, la compañía finaliza esta temporada su contrato con el máximo rival en la ciudad del Atlético de Madrid, el Real Madrid, que ha puesto fin a una relación con la casa austríaca que se inició en el año 2007 en una primera toma de contacto y que fue renovada dos años después, en el año 2009, durante otros cinco años más, hasta la finalización de la temporada 2013. Y aunque las intenciones de la compañía de apuestas era continuar, o al menos, sentarse a negociar una prolongación de su relación con la casa blanca, la llegada de Emirates al despacho de Florentino Pérez con más de 115 millones de euros como oferta durante los próximos cinco años, unido al hecho de que esta compañía le abriría las puertas del mercado árabe al club, más de lo que ya estaban, provocaron que el presidente madridista se decantara por la oferta de la aerolínea descartando la posibilidad de renovar con Bwin.

Sin embargo, dentro de la política de expansión de la compañía austríaca, Madrid ocupa un lugar estratégico para la misma, por lo que, una vez rotos los vínculos con el cuadro madridista, la compañía se ha dirigido a su gran rival, el Atlético de Madrid, para plantearle la posibilidad de convertirse, a partir de la próxima temporada, en nuevo sponsor principal.

La noticia ha sido recibida con gran expectación en el cuadro atlético, que desde que finalizara su contrato con la automovilística KIA, allá por el año 2011, no ha tenido un sponsor fijo en su camiseta de manera continuada. Así, durante este periodo, el Atlético ha estado firmando contratos de sponsorización temporales que ha permitido la aparición, durante una serie de encuentros, de esta o aquella firma en función de las negociaciones entabladas y de los acuerdos firmados con la misma. Así, firmas como Rixos Hotels, Huawei o Azerbaiyán se han ido alternando como soluciones temporales para el patrocinio de su camiseta, un elemento generador de ingresos al que los clubes le confieren cada vez mayor importancia y que tiene cada vez más peso en las arcas de las tesorerías de los clubes.

Así las cosas, el Atlético se ha sentado a entablar conversaciones con Bwin partiendo de unos mínimos por debajo de los cuales, cualquier intento de negociación considerarán infructuoso. Y es que el Atlético ha tomado como referencia los ingresos que por dicho concepto obtenía del último gran patrocinador ‘estable’ que lució en su camiseta: la surcoreana KIA. En base a aquel acuerdo, como hemos dicho antes, que concluyó en el año 2011, el cuadro del Manzanares consiguió ingresar de la compañía automovilística un fijo de 5 millones de euros más 1,5 millones variables en función de resultados de manera anual durante los tres primeros años de la relación, una relación que dio comienzo en el año 2005. A partir de ese tercer año, las cifras se corrigieron ligeramente al alza en la parte variable, pasando a ingresar el Atlético los mismos 5 millones de euros de la parte fija, más 2,5 millones variables según resultados, durante los tres últimos años del contrato.

Y desde ese punto de partida es desde el que nacen las negociaciones entre Bwin y Atlético de Madrid. El cuadro colchonero se ha sentado a la mesa con un acuerdo de mínimos que espera, evidentemente, mejorar al alza y mucho, dado los excelentes resultados de las últimas temporadas del conjunto que dirige Diego Pablo Simeone y su más que segura clasificación para la próxima edición de la Champions League. Bwin sabe que tiene por delante un hueso duro de roer y que será necesaria muchas dotes de habilidades en la negociación para que el contrato no se les dispare de presupuesto. Sin embargo, la firma austríaca tiene un serio handicap que juega en contra de ella. Y es que, a los grandes resultados del Atlético en el terreno deportivo de los últimos años y, como decimos, a su más que segura participación el año que viene en Champions, lo cual le da un punto de fuerza al Atlético en las negociaciones, se une el deseo estratégico de la marca de no abandonar Madrid. Y eso la compañía sabe que le va a costar dinero. No tanto como lo que desembolsaba en el club de Florentino Pérez, pero sí al menos 5 millones de euros anuales.

La decisión final, próximamente.