British Airways rechaza llevar a Inglaterra al Mundial

0

Menuda polémica se ha suscitado en el Reino Unido después de conocer la renuncia pública de la aerolínea briátnica British Airways a desplazar a la Selección Inglesa de Fútbol al próximo Mundial a celebrar en Brasil en el año 2014.

Después de más de un año de negociaciones, la compañía hacía públicas sus intenciones al respecto y sorprendía a todo el mundo en las islas al anunciar su renuncia a desplazar a los pupilos de Roy Hodgson hasta tierras brasileñas.

Realmente, detrás de esta decisión según el Daily Mail, se esconde un problema de índole económico que fuentes de la compañía cifran en el alto coste que ello supondría para la aerolínea y la escasa tasa de retorno que con tan descomunal inversión podrían obtener a cambio.

“Es difícil imaginar a una Inglaterra Campeona del Mundo en Brasil, por lo que nuestra repercusión mediática se limitaría a la ida y a la vuelta, con la exposición de nuestro logo en los medios en los momentos de despegar y de aterrizar y de poco más. Sin embargo, para la compañía le supondría no menos de 10 millones de libras el acuerdo, además de dejar en suelo brasileño a la tripulación y aeronaves durante el tiempo que estuviera participando la selección. Si a esto le unimos que justo en esas fechas estamos en temporada alta en cuanto a turismo mundial, realmente no compensa llevar a cabo un desembolso semejante si ponderamos las consecuencias (beneficios-inversión-esfuerzo) que el acuerdo podría generar/suponer para la compañía”, han afirmado fuentes de la propia compañía.

Públicamente, sin embargo, estas manifestaciones son cuidadosamente matizadas argumentando un problema más logístico amparándose en las fechas de celebración del Mundial y la coincidencia con la temporada alta de turismo, lo que deja sin prácticamente aeronaves disponibles a la compañía para realizar tal esfuerzo.

No es la primera situación que se vive de este tipo. En el pasado Mundial del año 2010, celebrado en Sudáfrica, los miembros de la expedición inglesa viajaron hasta tierras africanas en aeronaves de la compañía Virgin.