Brasil se niega a jugar con la camiseta homenaje a los Campeones del Mundo de 1958 en su amistoso ante Suecia

0

Menuda polémica han levantado los seleccionados que Mano Menezes, seleccionador brasileño, convocó para el partido amistoso que la selección brasileña disputó en el día de ayer ante Suecia y que acabó con victoria de los brasileños por tres goles a cero.

El partido, suponía la reedición de la final de la Copa del Mundo de la FIFA del año 1958, que enfrentó a ambas selecciones y que supuso la conquista del primer campeonato por parte de la canarinha, actualmente pentacampeona del mundo. El encuentro había sido presentado como un homenaje de aquel partido. Y en Brasil concretamente, se había destacado esta efeméride tan especial como algo de suma importancia. Hasta el punto era así, que la firma norteamericana que viste a los brasileños, en conveniencia con la propia Federación Brasileña de Fútbol, la CBF, habían acordado que los jugadores brasileños disputaran el encuentro ataviados con una réplica exacta de los uniformes con los que la Brasil de 1958 disputó el encuentro. Al respecto, hay que recordar que en aquella final, Brasil tuvo que “improvisar” un segundo uniforme puesto que los suecos jugaban de amarillo, mismo color con el que lo hacía la canarinha, por lo que podríamos decir que, casi a la carrera, “improvisaron” unas camisetas de color azul, color que se quedaría ya para siempre como el habitual de la segunda indumentaria de los brasileños.

Por lo tanto, como parte del homenaje que la CBF quería realizar a aquellos jugadores que se proclamaron por primera vez Campeones del Mundo, todo estaba dispuesto para que ayer estos herederos de aquel legado lucieran la misma indumentaria. Camisetas que Nike había realizado de manera exprofesa para el encuentro y que reproducían con exactitud las camisetas de aquel partido. Incluso presentaban el logotipo de la originaria Federación Brasileña de Fútbol, la CBD, que posteriormente se convertiría en la CBF. Sin embargo, un “capricho” de los jugadores brasileños dio al traste con todo el homenaje preparado al efecto. Mientras el mítico Pelé hacía el saque inicial en homenaje a dicha efeméride, los jugadores brasileños adoptaban una decisión que no gustó mucho ni a la CBF ni a la propia Nike: no jugarían con las camisetas que replicaban las que utilizaron en su día los Campeones del Mundo del año 1958, si no que jugarían con la segunda equipación, azul también, que en la actualidad tiene para el seleccionado brasileño. La razón: para muchos de los jugadores, esas réplicas “pesaban demasiado”.

Las citadas camisetas eran una réplica exacta de las utilizadas en su día por aquella mítica selección, incluso en su elaboración. Así, muchos jugadores se quejaron de que las camisetas, de algodón, eran excesivamente pesadas para disputar “cómodamente” el encuentro, hasta el punto que su postura fue la que finalmente triunfó y el homenaje se quedó únicamente en el saque inicial de Pelé y en la foto inicial con la que los brasileños se hicieron la tradicional foto de equipo, para a continuación, quitarse la camiseta-homenaje y enfundarse la actual segunda equipación de la selección brasileña.