Brasil perdonará 400 millones a los sponsors del Mundial

0

La ONG Inspiraction ha denunciado a través de las redes sociales la condonación, por parte de las autoridades brasileñas, de hasta 400 millones de euros a las empresas que patrocinarán la próxima edición de la Copa del Mundo FIFA, un gesto que poco tiene de beneficioso para el país y que responde al acuerdo tácito entre FIFA y el propio gobierno brasileño como imposición del máximo organismo a aquellas sedes de la cita futbolística, entre otras obligaciones a cumplir.

Las exenciones fiscales a las empresas son una de las condiciones, entre otras, que la
FIFA ha impuesto al Gobierno brasileño para la celebración del Mundial de fútbol 2014.
Las estimaciones más conservadoras indican que el Servicio brasileño de Recaudación
Fiscal Interna perderá unos 179 millones de euros, aunque algunas fuentes hablan de que
dejará de ingresar hasta 386 millones.

Esto es posible gracias a la Ley del 20 de diciembre de 2010, que rige el Mundial de fútbol, en la que se especifica que tanto la FIFA como sus empresas subsidiarias y asociadas estarán exentas de pagar los impuestos que les corresponderían normalmente.
¿Qué productos no pagan impuestos? Las empresas podrán importar a Brasil sin pagar impuestos productos como alimentos, suministros médicos, productos farmacéuticos, combustibles, objetos conmemorativos como trofeos o medallas, material promocional, materiales de construcción y productos relacionados con equipos técnicos y deportivos, entre otros.

Las empresas también estarán exentas en la celebración de seminarios, talleres,
banquetes, ceremonias de inauguración y clausura y todo tipo de actividades culturales,
además de en “otras actividades que se consideren relevantes para la realización,
organización, preparación, comercialización, distribución, promoción y clausura de las
competiciones”.

Existen, por tanto, una serie de beneficios fiscales para las empresas relacionadas con el Mundial, que por el momento ya bate un claro record, al constituirse como el más caro de la historia: 10.000 millones de euros, suponiendo una inversión total superior a la que efectuaron Alemania 2006 y Sudáfrica 2010 juntas. Y son los brasileños de a pie, gracias a los impuestos que han pagado en los últimos años, los que financiarán en gran parte este desembolso. Las obras de construcción o reforma de los recintos
superan los 2.700 millones de euros de coste, aunque en un principio habían sido
presupuestadas en 800.

Esta inversión será, en su mayor parte, efectuada por las arcas públicas. De hecho, la
financiación de las obras ha aumentado el endeudamiento de las ciudades que
hospedarán el Mundial en un 30%. La sociedad brasileña, de la que según la
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) todavía un 18,6% vive en la
pobreza, no se verá beneficiada por el Mundial. Dejará de ingresar una enorme
cantidad de dinero que podría emplearse en erradicar la desigualdad que sufre el país.

Sin embargo, tanto la FIFA, que ya ha obtenido un beneficio de 1.380 millones de euros por la venta de entradas, derechos de transmisión televisivos y merchandising, (y que se espera que gane en total más de 5.000 millones de euros en Brasil 2014), como sus empresas asociadas están cometiendo una grave falta contra el pueblo brasileño al no pagar los impuestos que deben. El Comité Olímpico Internacional recibirá un trato similar de favor de cara a la celebración de las Olimpíadas en Brasil en 2016. ¿Cuánto dinero perderán entonces los brasileños?

Más info en lasjugadasdelafifa.org

fuente: inspiraction