Brasil 2014 lanza un nuevo órdago a FIFA con los estadios

0

La relación amor-odio que parece haberse establecido entre el Comité Organizador de la Copa del Mundo FIFA de Brasil 2014, las propias autoridades brasileñas y la FIFA no parece tener fin.
Y cada día que pasa, cada una de las partes se empeñan en mantener en vilo a los aficionados brasileños como en un intento de ver quién se lleva finalmente el gato al agua, dando una imagen en el exterior poco saludable para los intereses de las partes implicadas en el asunto.

Así, al conflicto (tantas veces contado aquí en MD) de los problemas legales que FIFA se está encontrando para sortear la legislación brasileña en lo referente a la venta de bebidas alcohólicas en los estadios, fruto como sabéis de los intereses comerciales de uno de los principales sponsors de FIFA, que presiona a este organismo con la amenaza de romper relaciones en caso de no conseguir superar esas trabas legales, pues a este conflicto, como digo, se une otro que no es más que el de la enorme preocupación que existe en FIFA respecto a los plazos de entrega de las instalaciones, deportivas y logísticas, del Mundial brasileño.

Y como si de una ridícula riña de niños fuera, FIFA amenaza a Brasil con tomar serias represalias si no va dando muestras que tranquilicen a los altos mandatarios del máximo organismo mundial del fútbol, y el Comité Organizador no sólo no le da muestras tranquilizadores si no que le dice que sí pero no: no querías caldo, pues dos tazas.

Así, ante las últimas presiones por parte de FIFA para obtener de ese Comité Organizador alguna manifestación tranquilizadora respecto a la construcción de las instalaciones, éste, ni corto ni perezoso, se ha marcado unas “inquietantes” manifestaciones (en opinión de dirigentes FIFA) sobre el devenir de la construcción de los estadios. Así, por un lado, ha manifestado que FIFA debería tranquilizarse porque todos los estadios que serán sedes del próximo mundial de fútbol estarán entregados como mínimo seis meses antes de la disputa de los Juegos. Pero por otro lado, ha manifestado que el Recife’s Pernambuco Arena no estará ni mucho menos a tiempo para el acontecimiento previo al mundial, a celebrar el año que viene, como es la Copa Confederaciones.

Este último hecho ha puesto en pie de guerra a la FIFA que ve en esta afirmación un desplante más no sólo del comité organizador si no de las propias autoridades brasileñas, que han asegurado que no pueden facilitar más dinero para acelerar la entrega de las instalaciones en los plazos previstos, en un hecho este que en FIFA han considerado como pago a las críticas de FIFA acerca de las anomalías y deficiencias de la organización del país sudamericano que no han gustado nada a las autoridades brasileñas. El Comité Organizador, en este curioso baile de te doy pero te quito, ha afirmado también que todas las sedes serán entregadas en plazo en la fecha prevista, si bien de las 12 sedes, tan sólo cinco cuentan a día de hoy con el 50% de desarrollo alcanzado.

Mientras, como ya os conté, Francia sigue insistiendo ante FIFA que ella está completamente preparada para asumir el reto en caso de que Brasil finalmente no pueda llevar a cabo sus objetivos (Ver Artículo en MD). La cuerda se tensa, cada vez más. La pregunta es si llegarán a romperla.