Brasil 2014, el mundial con más licencias comerciales

0
Brasil 2014, el mundial con más licencias comerciales
  • Brasil 2014 supera, en venta de licencias, a acontecimientos de la talla de la Super Bowl, la NFL, la NBA y sus playoffs y final o los Juegos Olímpicos tanto de verano como de invierno
  • El sistema de ventas de merchandising de la FIFA está considerado como el mejor dentro de los grandes eventos deportivos


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El sistema de ventas de merchandising del máximo organismo rector del fútbol mundial ha sido catalogado como el mejor del mundo, con un esquema centralizado y descentralizado a la vez que permite al organismo vender los derechos de uso de sus logos e imágenes a compañías de todo el mundo interesadas en adquirirlos para fabricar dichos productos y posteriormente venderlos.

El sistema utilizado por FIFA está tan perfeccionado que nada más ser creados dichos productos pasan a ser propiedad del organismo que hace uso de la protección y control de la marca.

Cifra récord de ventas de licencias en Brasil 2014

De este modo, la venta de licencias creción hasta un 1.200% con respecto al último mundial, el de Sudáfrica 2010. Así, desde la publicidad en el campo hasta el último elemento con logo oficial, todo es susceptible de ser vendido y debe pasar por la autorización de FIFA para su venta, que tiene registradas en oficinas de patentes de todo el mundo las marcas relacionadas con los eventos que organiza.

Esto hace que los ingresos por este tipo de concepto se disparen hasta los 9.000 millones de dólares, con los productos textiles a la cabeza de los más vendidos, seguidos por los complementos deportivos y los artículos relacionados con recordatorios personales y corporativos. Relojes, joyas y souvenirs complementan el elenco de productos oficiales vendidos bajo la supervisión de FIFA.

Todo ello supondrá para la FIFA una importante fuente de ingresos de la que se beneficiarán sus arcas y sólamente en términos de licencias comerciales de sus productos oficiales. A estos ingresos habría que añadir la explotación de los derechos de emisión a través de la televisión y redes sociales así como los acuerdos por publicidad y patrocinio que convierten el Mundial en un negocio redondo sobre todo para las arcas de la FIFA.