Bose hace aguas con su estrategia…como las hizo Sony

0
Jugadores de la NFL con auriculares de Beats
  • La estrategia adoptada por Bose va camino de obtener los mismos resultados que consiguió Sony con una parecida durante el Mundial de Brasil 2014: un verdadero fracaso
  • La “ridícula” multa que impone la NFL por incumplimiento de la norma, uno de los grandes motivos de su poca repercusión

Hace apenas una semana sacábamos a la luz uno de esos acuerdos, podríamos decir cuanto menos curiosos, que una de las grandes firmas patrocinadoras de la NFL, la compañía de auriculares Bose, recién llegada al fútbol norteamericano, plasmó en las nuevas condiciones del contrato que firmó con la liga recientemente. Y si llamó poderosamente la atención la puesta en marcha de este tipo de estrategia, más lo está llamando el resultado de la misma.

Prohibición de otros auriculares que no sean Bose

Cuando Motorola decidió, allá por el año 2012, no renovar el acuerdo que le unía a la NFL, la liga de football se encontró con un serio problema que trató de enmendar lo antes posible. Se trataba de hallar una compañía lo suficientemente interesada para el patrocinio de algo tan peculiar pero a la vez tan sumamente importante dentro del juego como son los auriculares.

Y la halló. La multinacional Bose, que ya vino desempeñando algunas labores previas dentro del patrocinio de la liga, procedió a adquirir una nueva dimensión dentro de la misma pasando a ocupar el puesto de Motorola. Hace tan sólo unas semanas, Bose introducía unas nuevas condiciones en el contrato que le unía a la NFL: la obligación de todos los jugadores de utilizar auriculares de la firma durante encuentros y actos oficiales.

Una medida nada innovadora

La postura adoptada por Bose no era, para nada, nueva. Es más, a los seguidores de Marketing Deportivo MD seguro que la misma les suena bastante. Hace tan sólo unos meses, durante la disputa del Mundial de Brasil 2014, una de las firmas patrocinadoras del evento y de la FIFA, Sony, decidió poner en marcha por primera vez la medida que ahora copia Bose: para tratar de restar mediaticidad a los cascos de Beats by Dre, Sony y FIFA impusieron el uso de los suyos a los futbolistas durante los actos oficiales, partidos incluidos.

El resultado de la medida: desalentador. Lejos de restar notoriedad a la marca rival, que ni tan siquiera era sponsor oficial, la puesta en marcha de dicha medida le concebió aún más repercusión en medios de comunicación y en redes sociales hasta el punto de que los prohibidos cascos de Beast fueron uno de los objetos de deseo más demandado por los aficionados.

Una sanción ridícula

La decisión de Bose en la NFL no puede decirse que vaya mucho mejor. La imposición a los jugadores de sus cascos no parece que haya sido bien acogida por los mismos. Pero no sólo eso. Éstos no sólo se han negado la mayoría a utilizar cascos de la marca Bose sino que siguen utilizando los de sus propios patrocinadores personales, la mayoría en poder de Beast nuevamente.

En esta ocasión, el motivo de dicho resultado es puramente económico. Y doblemente. Por un lado, los jugadores tienen firmados sustanciosos contratos con sus sponsors personales que les obligan a asumir determinados riesgos utilizando sus auriculares en lugar de los de Bose. En segundo lugar, la sanción. La NFL acordó multar con ¡¡¡10.000 dólares!!! a los jugadores que no cumplieran las normas respecto a Bose. Cualquier jugador con acuerdo en vigor con un sponsor de auriculares cobra 10 veces más del mismo, por lo que la imposición de esa multa queda casi en algo anecdótico.

Los jugadores se dejan ver en los comienzos de los encuentros utilizando auriculares diferentes de la marca Bose. Y para detrimento y malestar de Bose, su medida se está volviendo en su contra pues ahora todos los aficionados se fijan en qué marca llevan los jugadores en sus cascos, una publicidad gratuita hacia sus rivales.