Bavaria echa a Postobón del fútbol colombiano

0
El presidente de Bavaria, Grant Harries, y el de la Dimayor, Ramón Jessurum
  • El fútbol colombiano se encuentra en pie de guerra en lo que a patrocinadores se refiere tras la salida de Postobón del patrocinio de la liga y la llegada del grupo Bavaria
  • La guerra por el sector cervecero, trasfondo real de la polémica

Movimiento sísmico el que se está viviendo estos días dentro del fútbol colombiano que han dado como resultado el cambio de patrocinador principal de la mayor competición de fútbol en Colombia y la llegada a la Dimayor de una nueva compañía que cogerá el testigo de la hasta ahora principal sponsor, la firma Postobón, en un inesperado giro de los acontecimientos que dan como resultado la retirada del fútbol del país del considerado favorito para continuar dando nombre a la liga.

Un favorito en todas las quinielas

Hace ahora aproximadamente dos meses en Marketing Deportivo MD informábamos de la trascendental Asamblea que estaba llevando a cabo la Dimayor, la organización reguladora del fútbol colombiano, en el país cafetero, una asamblea donde, además de asuntos meramente deportivos, como la ampliación del número de equipos participantes en la liga, se iban a debatir otros casi tan interesantes como los primeros en la esfera más enfocada a la industria de este deporte en general y al ámbito del marketing deportivo en particular.

Así, aunque de la misma no se salió con una comunicación oficial al respecto, pocos ponían en duda el incesante y creciente rumor que auguraba que la Dimayor había desechado las ofertas presentadas por firmas tan poderosas como Coca Cola para convertirlas en nuevo patrocinador oficial de la Liga y que Postobón, cuyo contrato finalizaba en el presente mes de Diciembre, seguiría dando nombre a la competición durante otros cinco años más, unos rumores que motivaron que el propio presidente de la Dimayor tuviera que salir en los días posteriores a escena para desmentir la veracidad de los mismos.

Un movimiento determinante

Sin embargo, las explicaciones dadas por el dignatario no pasaron de ser las propias de alguien que trata de restar importancia a un rumor que va adquiriendo cada vez más tintes de noticia para acabar, finalmente suele ser así, reconociendo lo que en principio, cuanto menos, se pone en duda. Pero hace tan sólo unos días hubo un movimiento igualmente inesperado que ha dado un verdadero vuelco en la situación y que poco o nada tiene que ver con el mundo el fútbol.

La compañía Postobón asestó un primer golpe a Bavaria en la guerra existente en el mercado cervecero en Colombia  al afirmar, hace poco tiempo, su entrada en dicho mercado después de la alianza alcanzada con Heineken, que le permitiría entrar de lleno en la disputa por una cada vez más atractiva cuota de mercado dentro del sector. El movimiento no gustó para nada en el grupo Bavaria que vio peligrar su posición de dominio en este lucrativo sector con un invitado tan poderoso como incómodo para la marca dentro de dicho mercado.

Una respuesta contundente

A partir de aquí, los acontecimientos se precipitaron. Bavaria debía responder al ataque de Postobón con la misma contundencia y rapidez que lo había hecho la marca patrocinadora hasta el momento de la liga de fútbol colombiano y que había dejado prácticamente sin capacidad de respuesta al grupo Bavaria.

Así, el citado grupo, respondió con otro movimiento igualmente inesperado que ha resultado determinante en todo este entramado. Bavaria, que ni siquiera estaba entre las firmas que inicialmente se habían postulado ante la Dimayor hasta entonces como alternativa a Postobon en el naming de la competición, presentó una irrechazable propuesta a la organización de una cifra que rondaría entre los 30 y 40 millones de euros que permitirá al grupo Bavaria, a través presumiblemente de su marca cervecera Águila, dar nombre durante los próximos cinco años a la liga colombiana, hasta el año 2020. Se queda así con un negocio que mueve millones de euros al año procedentes del patrocino y los derechos de televisión.

Sin capacidad de respuesta

La noticia cogió tan de improvisto a la propia Postobón que hace tan sólo unos días lanzó un comunicado oficial en el que afirmaba que su retirada del fútbol colombiano era una decisión propia más que una obligación  por la llegada inesperada de Bavaria.

Así, Postobón manifestó que la misma, su salida de la liga y de su patrocinio, respondía a una reorientación de sus estrategias de expansión vinculadas al deporte, donde a partir de ahora iría disminuyendo su importancia y presencia en el mundo del fútbol para focalizar la misma en deportes como el ciclismo o el patinaje, aunque seguiría apostando su presencia en el fútbol mediante la sponsorización de clubes.