Balotelli se enfrenta a Umbro por su conocido “Why always me?”

0

Temporada de la Premier League 2011-2012. Partido en la cumbre entre los dos Manchester de la Liga, el City y el United. El equipo de Silva, Agüero y compañía barren del terreno de juego al United con un arrollador 6-1. Y sin embargo, el eje de la noticia fue, como no, Mario Balotelli.

El excéntrico jugador italiano, autor de dos goles en aquel encuentro, nada más conseguir el primero en su cuenta particular celebra el tanto de una manera algo especial: se levanta su camiseta y debajo de la misma luce otra con el mensaje “Why always me?”. El gesto, que quedó en anécdota, se convierte de la noche a la mañana en un estruendoso fenómeno de masas, sobre todo entre los hinchas del City. Umbro, que viste al club en una de sus últimas temporadas al frente del mismo, ve la oportunidad de sacar tajada, y de forma tímida, al menos inicialmente, comienza a comercializar unas camisetas con dicho eslogan: “Why always me?”.

Sin embargo, la respuesta de los aficionados del City, deseosos de poder lucir la camiseta con el emblema de su ídolo es tal, que pronto se agotan las primeras tiradas y el máquina del departamento de marketing de la marca comienza a funcionar a pleno rendimiento: el merchandising con el conocido eslogan invade las tiendas oficiales del club, merchandising que es devorado por los fans a un ritmo inusitado, propiciando unas ganancias desorbitadas a Umbro, que no se esperaba estos ingresos.

Ahora, vistos los datos, Balotelli, que se considera autor intelectual de la misma, probablemente aconsejado por sus asesores, ha decidido ser partícipe de esos ingresos y reclama a Umbro una parte ‘razonable’ de las ganancias que está obteniendo toda vez que, y esto es cierto, de no haber sido por él, la compañía jamás habría comercializado unas camisetas con ese emblema. Y el asunto es serio, puesto que estamos hablando de un pellizco importante traducido en forma de miles de euros lo que supondría el reparto del pastel entre ambos. Sin embargo, la firma se ha negado en redondo a las exigencias del jugador afirmando que dicho emblema no es exclusivo del jugador y que muchísimas veces se dice al cabo del día la expresión “Why always me?”.

El asunto tiene todos los visados para acabar en los juzgados toda vez que las negociaciones entre las partes se encuentran cada vez más enfrentadas. Y mientras, Balotelli, sigue pensando eso de “”Why always me?”.