Balotelli ‘amenaza’ a Nike con irse a adidas

0

No corren buenos tiempos para la firma norteamericana Nike en el fútbol italiano. Si hace poco más de un año el acuerdo alcanzado para ser nuevo sponsor técnico del AS Roma provocó todo un reguero de buenas sensaciones en la firma de Oregon, el transcurrir del tiempo parece indicar que con el mismo la capacidad de acción y reacción de la gigante estadounidense ha quedado seriamente limitada a tenor de los últimos acontecimientos acaecidos y que tienen a la marca y su gran rival, adidas, como ejes de la noticia.

La renovación del acuerdo que le unía al Inter de Milan junto con la consecución de la firma del AS Roma ha debido dejar las arcas de Nike seriamente mermadas en cuanto a capacidad de respuesta se refiere dentro del fútbol italiano a tenor de los últimos acontecimientos que se vienen dando en el fútbol transalpino. Así, la pérdida de una de las escuadras icónicas de Nike en el Calcio, la Juventus de Turin, que pasa a manos de su gran rival adidas, ha sido un duro golpe del que le está costando resurgir a la firma norteamericana y, lo que es peor, ha dejado en evidencia la limitada capacidad de reacción de la compañía para retener a sus mayores valores dentro del fútbol de aquel país, ya sea a nivel de entidades deportivas o a nivel de jugadores.

Este hecho no sólamente ha quedado visible para los especialistas del sector sino que, además, los principales protagonistas que tienen contrato con Nike y que están próximos a su vencimiento, están comenzando a hacer valer esta situación para presionar a la compañía bajo la amenaza de emigrar hacia otras firmas que le den más dinero por tenerlos entre sus embajadores.

Ese es el caso del jugador del AC Milan, Mario Balotelli, uno de los grandes iconos de Nike en el fútbol transalpino y a nivel internacional en general. El internacional italiano ha realizado, a través de sus representantes, una multimillonaria propuesta de renovación a los norteamericanos de Nike que implicaría la extensión del acuerdo que une a ambas partes durante otros diez años más a cambio de 50 millones de euros netos, es decir, 5 millones de euros libres de impuestos por cada nuevo año de extensión firmado, propuesta que ha cogido fuera de sitio a Nike que ha dado la callada, hasta el momento, por respuesta.

La situación es harto complicada para Nike. En las oficinas de la sede de la firma norteamericana son conscientes de que el potencial mediático de SuperMario no sólo ya en Italia sino a nivel mundial es sumamente elevado hasta el punto de que muchos se reafirman en su posicionamiento de que el mismo aún no ha tocado techo, es decir, que su capacidad a nivel de imagen y publicidad está todavía muy lejos de alcanzar su cima, lo que incrementa su valor de manera exponencial. Sin embargo, la gran duda ahora es si esta realidad, esta capacidad comercial del jugador, es suficiente como para abonarle cinco millones de euros netos al año. Una duda que, sin embargo, tiene al implacable juez del tiempo detrás de Nike, consciente de que la decisión deberá tomarla más pronto que tarde ante el conocimiento de que marcas como adidas o incluso Puma estarían, en principio, dispuestas a acceder a los deseos pecuniarios del jugador del AC Milan.

La prueba de la seriedad con la que se toma Nike las potenciales amenazas de adidas y Puma no son vanales sino que están más que fundamentadas. adidas es el actual sponsor técnico del club de pertenencia de Balotelli, el AC Milan, club al que abona aproximadamente 20 millones de euros por la sponsorización técnica del mismo. La llegada a su equipo de embajadores del internacional italiano supondría cerrar el círculo con el fichaje de uno de los mayores valores comerciales que tiene el fútbol italiano en la actualidad, por lo que estarían dispuestos a acercarse, sino superar, la cifra en principio puesta encima de la mesa por Mino Raiola, representante del jugador.

La situación en Puma es parecida a la de adidas. Puma es el actual sponsor técnico de la Federación Italiana de Fútbol gracias a un contrato que renovó en el año 2012 y que permitirá a la compañía alemana equipar a la selección cuatro veces Campeona del Mundo en los dos próximos mundiales, el de Brasil 2014 y el de Rusia 2018. Así, en el desempeño de dicho papel, la marca también alemana, al igual que adidas, vería con buenísimos ojos en su nueva estrategia puesta de largo a nivel mundial para relanzar su presencia en el mundo del fútbol (recordemos los últimos movimientos de Puma a nivel mundial, como hacerse con el Arsenal inglés tal y como avanzamos en MD) la llegada de un jugador como Mario Balotelli, que realzaría dicha estrategia y consolidaría la presencia de Puma en el panorama futbolístico internacional como una de las grandes referencias y la alternativa a las dos gigantes, Nike y adidas.

Así las cosas, la pelota está en el tejado de Nike que, fruto de los acuerdos alcanzados con la renovación del Inter de Milan pero sobre todo con la ‘adquisición’ del AS Roma, ve como su capacidad de reacción a la propuesta de Balotelli queda seriamente puesta en entredicho, lo que da esperanzas a su gran rival adidas, y a la alternativa de ambas, Puma, para hacerse con uno de los iconos de Nike en las últimas campañas de la firma. El tiempo, ese que corre ahora en contra de los norteamericanos, resolverá este laberinto en el que Balotelli ha metido a Nike. ¿SuperMario con la piel de adidas? ¿O de Puma? ¿Por qué no? El tiempo dirá.